Una treintena de pymes y autónomos descubren en Arganda los beneficios fiscales de los seguros de salud y de los complementos de jubilación

por | Oct 2, 2023 | 0 Comentarios

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Alrededor de treinta representantes de empresas y autónomos se dieron cita el pasado 28 de septiembre en el Centro de Servicios Empresariales de Arganda en la jornada “Cómo mejorar tu fiscalidad cuidando, al mismo tiempo, tu salud y tu futuro”, organizada por ASEARCO y Catalana Occidente.

Fue un encuentro empresarial que culminó con un espacio para el networking y que fue inaugurada con las intervenciones de David París, presidente de ASEARCO; y de Félix Gutiérrez, director de la Sucursal Vida Madrid.

Bernardo García, supervisor especialista en Productos Financieros, fue el encargado de presentar una panorámica de la rentabilidad y las ventajas que ofrecen los productos financieros como los planes de ahorro para empresas, destinados a crear un fondo para trabajadores, socios y directivos que generan rendimientos.

Su ventaja fiscal principal es que la empresa que ha de tributar por el Impuesto de Sociedades podrá deducirse el 100% de las aportaciones a seguros de ahorro ofreciendo ventajas fiscales a sus empleados mediante retribución en especie.

 En este sentido, también puso encima de la mesa los beneficios que ofrecen los planes de ahorro para autónomos, fondos de los que se pueden obtener una buena rentabilidad financiera y ser liquidados ante un imprevisto.

García también destacó las ventajas de los planes de pensiones que pueden ofrecer las empresas en favor de sus trabajadores. Además de ser «el mejor producto financiero del mercado, ayuda a fidelizar a los empleados», indicó. Se ha incrementado el límite de la aportación a 8.500 euros al año en 2023 en el caso de las empresas. Mientras que en el caso de persona física la aportación máxima será 1.500 €. Con lo que un empresario podrá aportar un total de 10.000 € al año, entre ambas,

En materia fiscal, para el trabajador se considera como rendimientos en especie en el IRPF, es decir, tienen que figurar en la declaración de la renta.  Para las empresas contribuir a planes de pensiones de empleo cuenta con bonificaciones en las cuotas de la seguridad social y son reducibles en la base imponible en el Impuesto de Sociedades. Además, existe una nueva deducción en la cuota del IS que es del 10% de las contribuciones empresariales imputadas a los trabajadores con salarios brutos inferiores a 27.000 euros.

En el caso de los planes de pensiones para autónomos, los trabajadores por cuenta propia pueden ir ahorrando de forma flexible, con aportaciones a la medida de su situación económica, que pueden deducirse, además, en el IRPF. Este año ha cambiado la regulación de manera que se pueden deducir en la Declaración de la Renta hasta 5.750 euros, cuando anteriormente solo se podía deducir hasta 1.500 euros.

Seguros médicos para los trabajadores

El segundo pilar de la jornada fue un recorrido por las numerosas ventajas que ofrece contratar un seguro privado médico.

María Pozo Martín, supervisora experta en Salud de Catalana Occidente, explicó a los asistentes que según UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras) más de 11.6 millones de personas tienen seguro médico privado en nuestro país, experimentándose en los últimos años un incremento de asegurados de un 4,3%. El 57% de los trabajadores contempla el seguro médico como el beneficio social más valorado.

Los seguros médicos colectivos para empresas pueden contratarse en plantillas con cinco o más personas. El tomador es la empresa y los asegurados son los empleados quienes pueden además incluir a su cónyuge y descendientes. La empresa que ofrezca este beneficio social a sus trabajadores puede deducir en concepto de gastos sociales el coste total de los seguros médicos de sus empleados en su declaración del Impuesto de Sociedades.

Hay tres formas de contratación de seguro colectivo o individual: puede ser asumido por la empresa, con un contrato compartido por empresa y trabajador o totalmente costeado por el trabajador, pero gestionado a través de la empresa, y contando habitualmente con un importe inferior al que se puede encontrar en el mercado.

Para obtener esta ventaja tributaria, el seguro de salud debe formar parte de un plan de retribución flexible. Es decir, la póliza se restaría de la nómina bruta del trabajador. Si el seguro de salud es abonado por la empresa es un gasto deducible en el IRPF con un límite de 500 euros anuales por asegurado y año. Si supera esta cifra, se considerará retribución en especie sobre el que se tendrá que tributar en el IRPF.

En el caso de los seguros médicos para autónomos, la experta de Catalana Occidente explicó que no son deducibles a través de la empresa, pero es un gasto deducible en el IRPF. Se pueden incluir el cónyuge y también hijos menores de 25 años siendo el límite máximo de deducción de 500 euros por asegurado / año.

María Pozo finalizó su exposición detallando las ventajas que ofrecen los seguros de indemnización para autónomos existentes en el mercado que protegen ante imprevistos.

Se trata de complementos de las coberturas de la Seguridad Social que ofrecen una indemnización por cada día que una persona trabajadora autónoma tuviera que estar hospitalizada por enfermedad, accidente, entre otras, además de una cobertura en caso de invalidez y/o enfermedad grave.

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos en las redes sociales!