¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Fachada principal del Hospital Universitario del Sureste. (Foto: Laura del Campo).

El Hospital Universitario del Sureste ha incorporado una Unidad de motilidad digestiva y trastornos funcionales que entró en funcionamiento en el mes de febrero. Esta Unidad, con una consulta monográfica de trastornos funcionales y la realización de técnicas específicas de diagnóstico, completa la cartera de servicios fundamentales de la especialidad de Aparato Digestivo.

Banner Residencial París 3

En el mes de febrero comenzó a funcionar en el Hospital Universitario del Sureste, dentro de una unidad específica creada a tal efecto, la consulta monográfica de trastornos funcionales así como la realización de técnicas específicas diagnósticas. Se incorporan al arsenal diagnóstico, por tanto, la manometría esofágica de alta resolución, la pHmetría esofágica ambulatoria de 24 horas y la manometría anorrectal de alta resolución.

La creación de una Unidad de motilidad digestiva y trastornos funcionales completa de esta forma la cartera de servicios fundamentales de la especialidad de Aparato Digestivo, con la ventaja de proporcionar un manejo integral y de calidad de estos pacientes al evitar la derivación a otros centros sanitarios y facilitar la gestión de pruebas a los profesionales, no solamente de Aparato Digestivo, sino también de otras especialidades médicas y quirúrgicas tales como Cirugía General, Otorrinolaringología, Medicina Interna y Geriatría.

Enfermedades funcionales digestivas

Las enfermedades funcionales digestivas, recientemente denominadas trastornos de la interacción intestino-cerebro, son patologías de elevada prevalencia en la población general que afectan globalmente a aproximadamente un tercio de la población occidental adulta.

Las patologías más representativas son la dispepsia y el síndrome de intestino irritable, aunque hay un total de 22 patologías reconocidas en adultos que conforman el amplio espectro de las patologías funcionales digestivas.

Se trata de un conjunto de patologías muy comunes que provocan un deterioro importante de la calidad de vida de los pacientes y ocasionan consultas médicas repetidas, además de un gasto sanitario considerable.

Para su diagnóstico precisan de la realización de técnicas mínimamente invasivas de carácter ambulatorio que no necesitan sedación, puesto que es imprescindible la colaboración del paciente, y que no conllevan complicaciones graves.

Gracias a estas técnicas se puede completar el estudio de trastornos tan frecuentes como la enfermedad por reflujo gastroesofágico, las alteraciones de la deglución, el dolor torácico de origen esofágico, el estreñimiento crónico o la incontinencia fecal.

Otras Noticias

El Hospital de Arganda ofrecerá atención integral en salud mental

El Hospital del Sureste obtiene el reconocimiento Top 20 Hospitales a la mejor gestión global

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!