Asociaciones ecologistas alertan sobre la proliferación de instalaciones fotovoltaicas en el sureste, varias de ellas en Arganda

por | Feb 28, 2024 | 1 Comentario

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Un total de cinco asociaciones ecologistas han suscrito un manifiesto en el que solicitan al Ministerio para la Transición Ecológica una moratoria para repensar y analizar las consecuencias de la proliferación de plantas fotovoltaicas en la zona sureste de Madrid, varias de ellas proyectadas en el término municipal de Arganda del Rey.

Los colectivos ecologistas Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA), Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA), Jarama Vivo y Liberum Natura consideran que los numerosos proyectos que se están barajando en distintas zonas de la región, entre ellas el sureste, podría tener consecuencias muy negativas para las zonas rurales y agrícolas afectadas.

MÁS  Arganda albergará tres grandes parques solares para la generación de energía eléctrica

“El sobredimensionamiento, la concentración de proyectos en determinadas zonas y el proceso especulativo en que ha caído el sector resultan inasumibles”, indican estas asociaciones, que critican “la avalancha de proyectos en tan solo dos años” con la tramitación de “más de 50 proyectos que abarcan una superficie superior a 10.000 hectáreas” en el sureste de Madrid, el oeste de Guadalajara, el oeste de Cuenca y la zona norte de Toledo.

En enero de 2022, Diario de Arganda ya informaba de un macroproyecto de plantas solares fotovoltaicas para la generación de energía eléctrica en la zona sureste de Madrid, tres de las cuales se ubicarán en el término municipal de Arganda del Rey.

Según esta información, que fue confirmada a este diario digital por el Ministerio, se trata de un proyecto de gran envergadura tanto por la cuantía económica global del mismo como por la cantidad de municipios afectados, entre los que se encuentran Arganda del Rey, Loeches, Campo Real, Morata de Tajuña, Colmenar de Oreja o Perales de Tajuña.

En el caso concreto de Arganda, la localidad albergará tres grandes plantas, dos de ellas compartidas con otros municipios del entorno y una tercera que se instalará exclusivamente en el término municipal, terrenos que serán adheridos al plan a través del sistema de expropiación forzosa. En total, la inversión supera los 154 millones de euros.

Desde los colectivos ecologistas entienden que “en un contexto de emergencia climática en el que es prioritario descarbonizar la economía, debería valorarse positivamente la implantación de proyectos de generación de energía renovable en la región”, si bien matizan que “estos proyectos se concentran en zonas rurales, sobre los últimos suelos agrícolas de secano en producción que van quedando”.

“Esta acumulación de proyectos, muy próximos, genera el conocido efecto sinérgico (suma de impactos de todos los proyectos) que a juicio de los firmantes no se valora adecuadamente ni por el Ministerio para la Transición Ecológica, ni por las comunidades autónomas, ni por los ayuntamientos”.

Por ello, estas asociaciones piden “una planificación previa” para hacer frente al impacto medioambiental y al desequilibrio territorial que entraña esta situación, en la que se priorice “la implantación de proyectos de autoconsumo”.

“En la región hay 83.982 hectáreas de suelo con usos urbanos, es urgente estudiar la capacidad de implantación de placas fotovoltaicas en tejados y parcelas disponibles”, subrayan.

En definitiva, los colectivos ecologistas consideran que “poniendo en marcha proyectos de autoconsumo sobre los tejados del suelo urbanos de las grandes ciudades madrileñas y estudiando el suelo disponible, podría restarse carga a las zonas agrícolas del sur de la región que actualmente funcionan como zonas de sacrificio”. “Para ello es imprescindible una moratoria para evitar que la destrucción del suelo productivo agrícola del sur sea irreversible”, concluyen.

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

1 Comentario

  1. Antonio Morago de la Torre

    Cuando se presentaron los mencionados proyectos nuestro anterior alcalde se deberia haber opuesto a esas tramitaciones, pero todo lo contrario al aprecer se sentia orgulloso de que estos proyectos se efectuaran en Arganda.
    Esta forma de expresarse no deberia ser por el paisaje, sino por la cantidad de dinero que iria a parar a las arcas municipales.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos en las redes sociales!