¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Imagen de los daños ocasionados por el hundimiento de calzadas y aceras (foto: Asociación Vecinal La Poveda)

Imagen de los daños ocasionados por el hundimiento de calzadas y aceras (foto: Asociación Vecinal La Poveda)

El Ayuntamiento de Arganda del Rey ha propuesto dos posibles soluciones a los problemas de “hundimiento” que padecen desde hace años las calles Islas Canarias, Isla Graciosa e Islas Afortunadas, en el barrio de La Poveda, y que recientemente denunció la Asociación Vecinal La Poveda.

El alcalde de Arganda del Rey, Guillermo Hita, acompañado por el concejal de Modelo de Ciudad y Obras Públicas, Jorge Canto; el concejal de La Poveda, Antonio del Amo; y el concejal de Industria, Irenio Vara; se reunió este lunes con vecinos de esta zona para analizar la problemática y las posibles soluciones a la misma.

Tal y como denunció la Asociación Vecinal La Poveda a mediados del pasado mes de junio, la causa “parece ser la propia composición original del terreno sobre el que se construyeron estas calles y las distintas promociones de viviendas, a lo que se sumarían supuestamente problemas de otra índole (filtraciones o fugas de agua) que estarían afectando al terreno y provocando el más que evidente hundimiento de las calles”.

En este sentido, los representantes municipales explicaron que las viviendas de esas calles se construyeron en las décadas de los 80 y 90 en unos terrenos inestables, por lo cual la cimentación de los domicilios se realizó con pilotes en algunos casos y sobre losas de hormigón en otros. Sin embargo, en las calles no empleó ninguna técnica que contribuyera a su estabilidad, por lo que el suelo, al ser de relleno, estaría cediendo y produciendo desniveles que ocasionan problemas a los vecinos.

Dos posibles soluciones

Entre las posibles soluciones, los representantes municipales expusieron dos que se consideran las más factibles. La primera de ellas pasa por un proceso de enriquecimiento del suelo, mientras que la segunda supone vaciar la calle hasta un límite aproximado de cuatro metros y volver a rellenarla compactando con suelo rico.

Para determinar cuál de las dos opciones es más efectiva se realizará un estudio geotécnico minucioso para valorar detalladamente la situación actual de las calles afectadas, puesto que los datos que se tienen proceden de estudios anteriores.

Para todas las actuaciones se ha estimado un presupuesto aproximado de un millón de euros con un plazo de ejecución no inferior a un año, teniendo en cuenta que estas previsiones pueden ser retocadas en función del resultado del estudio geotécnico.

Otras Noticias

Vecinos de La Poveda denuncian el hundimiento de varias calles y aceras

Arranca el Plan de Asfaltado de Arganda con un presupuesto de 815.000 euros y dos meses de duración

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!