Iván Leal: “Se nos hincha el pecho de orgullo al llevar la bandera de Arganda por todo el mundo”

por | Feb 26, 2024 | 0 Comentarios

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Iván Leal no precisa de muchas presentaciones. Uno de los deportistas más laureados de la ciudad, un referente nacional e internacional en el mundo del karate con un currículum envidiable que sigue formando a grandes deportistas desde su tatami de la Ciudad Deportiva Príncipe Felipe y que, además, desde hace tres años es seleccionador nacional de kumite, donde ya ha logrado llevar al combinado femenino a lo más alto.

En esta entrevista con Diario de Arganda, analiza la situación del deporte local, la designación de Arganda como ‘Ciudad Europea del Deporte’, su dualidad como padre y entrenador o sus momentos más emotivos en la alta competición.

El Club Iván Leal es todo un referente en el mundo del karate, pero ¿cómo fueron sus comienzos?

Tiene tiene una historia un poco especial. El origen del club se remonta al año 1999 en Tielmes, ahí es donde empecé mi primera etapa de docente comenzando además la competición. Ese mismo año quedé campeón de Europa individual por primera vez, en febrero de 1999, y ya a raíz de ahí solapé la parte de docencia con la parte de competición. No llegamos a instaurarnos en Arganda hasta el año 2009, aunque mi padre Rufino Leal empezó en Arganda del Rey en el año 1981. Podríamos decir que el origen del club se remonta al año 81, aunque no se llamaba así. En el año 99 las clases se daban en Tielmes aunque aquí en Arganda seguía la figura de mi padre, pero dentro del gimnasio Fausto. Cuando fallece Fausto, que era el presidente de la Federación Española y el director del gimnasio, mi padre con todo su grupo nos quedamos. En esa etapa se solapan ambos clubes y ya en el año 2009 empezamos aquí en Arganda del Rey

MÁS  Así será el Parque Logístico de Arganda del Rey

¿Cuál es la situación actual del club?

Actualmente el Club Iván Leal cuenta con 480 licencias federativas. Las artes marciales tienen una casuística, y es que para homologar los cinturones que van obteniendo los karatecas debe haber un carnet federativo. Todos nuestros karatecas son deportistas federados, por eso contabilizamos el número de socios del club con el número de federados y finalizamos el año 2023 con casi 500, que es una cifra espectacular. A nivel de resultados deportivos, la verdad es que estamos en un momento muy dulce. En el último campeonato de España de clubes fuimos el mejor club de España en la categoría de kumite, y tenemos muchísimos medallistas nacionales, no te sabría contabilizar, e internacionales por lo menos 10 o 12 en la actualidad, la verdad es que es un momento dulce.

Sois quizá el club más laureado de Arganda del Rey…

Sé que el Club de Patinaje ha conseguido muchísimas medallas internacionales, sé que en el atletismo están consiguiendo muchas medallas y que en rítmica también compiten muy bien a nivel nacional, pero creo que en los últimos tiempos, a lo mejor suena mal que lo diga yo, pero si lo miramos objetivamente en medallas nacionales e internacionales, creo que sí lo somos.

¿Cómo valoras la situación en general del deporte en Arganda a día de hoy y del karate en particular?

La situación del deporte en Arganda lleva muchísimos años ‘in crescendo’, creo que va en paralelo a la sociedad. Cada vez hay más filosofía del deporte por salud, por relacionarnos socialmente, con los chavales por matarles esa energía a través del deporte e incluso mejorar su rendimiento académico a través del deporte. El deporte tiene muchas partes positivas y creo que Arganda del Rey goza de una buena salud históricamente, es una ciudad muy deportiva. Es cierto que tiene esa carencia que todos conocemos, que son las instalaciones y que no han estado en su mejor momento. Ha crecido mucho la sociedad y no así las instalaciones, pero eso tiene que ver más con la parte económica y gestión y política.

Es verdad que los últimos meses estamos viendo movimientos y espero que esa inercia se mantenga. Nosotros, por ejemplo, teníamos goteras en el tatami, los cubos en el medio formaban ya parte del tatami porque se filtra agua de la piscina y momentáneamente lo han arreglado. Es un avance desde el punto de vista nuestro muy grande.

La salud del karate en Arganda es muy buena, yo creo que todo el mundo en Arganda conoce el Club Iván Leal, tiene algún miembro de su familia o de su vecindad que ha practicado karate o lo practica, y la verdad es que creo que tenemos una buena reputación en el municipio porque se nos hincha el pecho de orgullo al llevar la bandera de Arganda del Rey por todo el mundo con una buena gestión del karate y del deporte.

¿Qué beneficios aporta el deporte a los más pequeños?

Uno de los errores más comunes que cometemos los padres, y me voy a incluir porque soy padre, es castigar a nuestros niños sin deporte. Te has portado mal, pues hoy no vas a karate, te has portado mal, pues hoy no juegas al fútbol. No has aprobado, no vas a atletismo. Eso es un error y además va en contra de la salud de nuestros propios hijos. Espero que la gente que lea esta entrevista sepa que no debemos castigar a los niños nunca con la prohibición del deporte.

¿Qué significa Arganda para Iván Leal?

Como he dicho antes, en el año 81 vino mi padre a iniciar aquí su andadura como profesor de karate y yo nací en el año 78, es decir, que soy argandeño desde los tres años. Mis primeros recuerdos son en Arganda del Rey, mi adolescencia la pasé en Arganda del Rey, todos mis amigos de infancia son de Arganda del Rey, mis primeros pasos como niño, como persona y como adulto han sido en Arganda del Rey, mi primera casa ha sido en Arganda del Rey… Soy un argandeño más, he sido pregonero de las fiestas de Arganda, que para mí fue un orgullo ver todo esa plaza llena, porque vivo cada actividad de Arganda con muchísima pasión. Me siento muy orgulloso de que la gente relacione el Club Iván Leal con Arganda del Rey en todo el mundo.

Es verdad que el club lleva mi nombre por mi faceta de haber sido campeón del mundo y ser reconocido en mi deporte por todo el mundo, pero ahora hemos incluido la coletilla de Club Iván Leal Arganda del Rey en los últimos tiempos para el equipo de competición, aunque creo que no era necesario, porque aquí viene gente de Chile, de Puerto Rico, de Colombia… Vienen cada el año deportistas de 30, 35 o 40 países diferentes a Arganda del Rey a buscar karate, a buscar esta instalación, a buscar entrenar conmigo, con los alumnos del Club. Y la verdad que que Arganda está situada en el mundo gracias al karate y gracias a mi nombre y ese feedback del uno al otro me hace sentir muy orgulloso.

¿Crees que la designación de Arganda como ‘Ciudad Europea del Deporte’ contribuirá realmente a potenciar la imagen del municipio?

Tiene tiene muchas vertientes, se puede ver de muchas formas. La raíz de todo esto parte de Elena Asperilla, que fue concejal, es mi mujer y es directiva del club. Antes de esta andadura política me acompañó a diferentes eventos cuando Fuenlabrada fue Ciudad Europea del Deporte. Yo participé en diferentes charlas y organicé un evento que me solicitó el Ayuntamiento, siempre dentro del marco del karate, y cuando ella empezó con la andadura de la política me pareció que había sido un revulsivo para Fuenlabrada y que era interesante poder implantarlo aquí. Empezamos a mirar, a investigar, a reunirnos con la gente, con los técnicos de allí y fue un trabajo de Elena. ¿Puede influir esta designación en la ciudad? Sí, claro que sí.

Es un título que sirve para fomentar y ponernos en el mapa un poquito más. ¿Arganda lo necesitaba? Pues yo creo que en muchos deportes no tanto, porque ya por su propio trabajo de muchísimos años tienen su caché y su nombre. Pero es un título que a todo argandeño nos enorgullece con sus pros y sus contras, porque ojalá mucha ayuda económica fuese derivada a la mejora de instalaciones, pero al final gracias a esa a esa bandera de la que todos estamos orgullosos de ser Ciudad Europea del Deporte podemos intentar hacer una ciudad más grande.

Desde algunos sectores se incide en que quizá la ciudad no esté preparada para albergar competiciones del más alto nivel…

Fíjate, políticamente esto se gestó en la época del PSOE y se está explotando en la época del Partido Popular, yo creo que todos, cuando el aire sopla a favor, están a favor de esta Ciudad Europea del Deporte, porque al final la política funciona un poco así. Seguramente cuando todo esto lo movió el PSOE los que no eran del PSOE estaban en contra y ahora que el PP está haciendo todo su esfuerzo para sacar adelante este año, con la dificultad económica que todos conocemos del Ayuntamiento, seguramente el PSOE ponga pegas, porque al final lo que se ve en la política, y repito por lo poco que entiendo, es que da igual lo que se haga, si es tu rival político hay que poner trabas y zancadillas. Yo creo que independientemente de la política, es algo bueno para el deporte y el deporte debe ser lo más apolítico posible. Ojalá estas iniciativas no lleven una bandera de PSOE, PP Vox o Podemos, me da igual. Es una bandera que debemos llevar la gente que vivimos en favor del deporte

¿Y personalmente crees que la ciudad está preparada?

Para los eventos que se van a realizar, sí. Por ejemplo, nosotros dentro del mundo del karate que vamos a hacer este año un montón de actividades, vamos a hacer un evento de nivel mundial que es la primera vez que se hace. Es una es una actividad pionera para luego posteriormente la Federación Mundial realizar el Campeonato del Mundo de categoría máster, en categoría veterano, y se va a hacer la Copa Mundial Master en el mes de julio, que es un evento que va a mover muchísima gente. Nosotros desde el club hemos realizado campeonatos con 1.000-1.300 deportistas y eso en la Ciudad Deportiva Príncipe Felipe se da y no hay ningún problema. No sé para otros deportes y no sé para una actividad de gran calado, como pueda ser un partido del Real Madrid de baloncesto, probablemente no sea el lugar idóneo.

Según qué tipo de actividad, a lo mejor Arganda no es el lugar adecuado, pero para las actividades que se están realizando a nivel nacional e internacional, creo que que sí se puede hacer. El único ‘pero’, que lo veo día a día, es la falta de instalaciones hoteleras. Arganda tiene dos hoteles y cuando hay una actividad numerosa nos las vemos y nos las deseamos. La gente tiene que ir a Velilla, a Rivas, a Vallecas o a Alcalá de Henares porque en Arganda cuando metemos una actividad de 2.000 o 3.000 visitantes, que tampoco es tan difícil, no caben.

Iker Leal, tu hijo, es embajador de Arganda Ciudad Europea del Deporte. Imagino que es un gran orgullo como padre…

Tengo que agradecer al alcalde, Alberto Escribano, y al concejal de Deportes, Javier de las Heras, porque esta idea de nombrar embajadores a jóvenes con un futuro prometedor y con un gran presente me parece que es un cambio con respecto a lo que yo ví que estaba previsto, donde había muchísima gente que no era ni de Arganda. A mí no me convencía, me gusta más, sobre todo como padre, que hayan nombrado a mi hijo. Me podrían haber nombrado a mí, a Luisito Amado, a Lozano, a Arturo Ortiz a Eva… hay un montón de grandes deportistas pero a los que ya nos han dado en su momento nuestro nombre, nuestro sitio, y creo que la sociedad no se siente tan identificada con nosotros. Que todo el mundo vea que hay un grupo de chavales jóvenes con unos currículums impresionantes, que apuestan por esa juventud del deporte y esa savia nueva que tenemos aquí en Arganda y que son argandeños, me parece un acierto al 100% y yo lo apoyo. Como deportista, chapó. Como excampeón, que no me nombren a mí y que nombren a deportistas jóvenes, chapó, me parece idóneo. Y ya como padre, pues imagínate, es un orgullo que está muy por encima de todo lo anterior.

Al margen de las instalaciones ¿crees que hay alguna cuestión más a mejorar en el deporte en Arganda?

Yo vengo de ese historial de 25 años, tenemos demasiadas cosas que a lo mejor no toca decir en esta entrevista. Desde el punto de vista del Club Iván Leal estamos en un momento súper dulce, gozamos de una instalación municipal que siempre que queremos realizar cualquier cosa tenemos el apoyo tanto material como humano y presencial de los grupos políticos que están gobernando y la verdad que estamos encantados. A nivel de subvenciones, hay unas bases objetivas que cada club en función de lo que trabaja, maneja y funciona están acorde a ello. Nosotros tenemos la gran suerte que somos un club muy potente a nivel de Federación, a nivel de resultados deportivos, a nivel de realización y gestión de eventos, por lo tanto en esas bases estamos muy bien reconocidos y eso nos ayuda a seguir creciendo y a seguir apoyando a nuestros deportistas para que puedan viajar y competir, porque cuando se compite a nivel internacional, a no ser que sea un Campeonato de Europa o del Mundo que acudes con la Federación Española, todo lo demás es fruto del bolsillo de las familias y del club, y este tipo de ayudas son fundamentales.

A nivel personal ¿de qué título o victoria te sientes especialmente orgulloso?

Yo siempre digo que la primera vez que quedé campeón de Europa, fue en categoría junior lo que es ahora la categoría Sub 21, porque fue en España, en febrero del 1999, y me hizo especial ilusión porque llevaba cuatro años anteriores siendo segundo, tercero… nunca había sido campeón de Europa individual, lo había sido por equipos, pero individual no y era como esa espinita que tenía clavada.

Probablemente el momento más importante de mi carrera deportiva fue el año 2002, cuando se celebró en IFEMA el Campeonato del Mundo. En cuatro días de campeonato logré doblete, ser campeón del Mundo individual y campeón del Mundo por equipos, y además en mi casa, en mi ciudad, con mi gente en la grada, mis alumnos, mi sobrinos que eran pequeños por allí…Recuerdo muy especial ese momento, mi final se dio en directo en TVE un domingo por la tarde, algo inédito para el karate. Hubo muchísima gente conectada en directo y el karate fue protagonista y yo pude vivir ese momento, ese sonido del himno nacional por tu trabajo en directo para toda España, esas lágrimas que me caían por la cara… para mí puede ser el momento más importante de mi carrera deportiva.

¿Y como entrenador?

A nivel de entrenador lo que he vivido con mi hijo. Dicen que los alumnos son todos iguales, y claro que lo son, pero luego está la sangre y el corazón, y el corazón me tira porque lo que vivo como profesor y como padre con Iker son circunstancias muy especiales. He podido vivir a su lado medallas a nivel mundial. Dejando la la sangre al lado, el último título que se ha conseguido hace cuatro meses por el combinado español, como seleccionador nacional, vivir como técnico ser campeón del Mundo es volver a revivir emociones.

Es como cerrar un círculo ¿no?

Pues me comentan, que yo no sabía ese dato, que soy el único karateca español que ha sido campeón del Mundo individual, campeón del Mundo por equipos y campeón del Mundo como seleccionador. No creo que haya muchos en el mundo, seguramente alguno en Francia, pero en España soy el primero. Siempre ser el primero en algo a uno le gusta, por lo menos ya hemos abierto la brecha y ojalá que se repita (risas). Pero ser campeón del Mundo con el equipo femenino en Budapest en el año 2023 fue muy bonito.

¿Uno a la hora de entrenar a su hijo es más exigente?

Sí, además es algo que estoy trabajando, porque de manera involuntaria, por ejemplo a la hora de explicar los ejercicios, como Iker y yo tenemos una relación tan especial, le sacó a explicar porque él me entiende, me conoce, me comprende y sé que él puede expresar lo que estoy buscando. Lo que pasa es que ese incidir en él le provoca una presión o una situación de exigencia por mi parte que es involuntaria y que estoy trabajando y mejorando en los últimos meses, porque la dualidad padre-entrenador e hijo-alumno es muy complicada. Yo ya la viví, es decir, que se supone que ya vengo con experiencia de lo que no me gustaba que me hiciera mi padre e intento no hacerlo con Iker, pero es muy difícil. Tengo que concienciarme diariamente para intentar no cometer errores pero es difícil, porque que encima coincide con los 16 años de Iker, adolescencia, y cualquier padre que lea esta entrevista sabe que si ya es de por sí es difícil tratar con nuestros hijos adolescentes. Encima esa tensión que genera el entrenamiento, los viajes, la competición de alto nivel que genera momentos muy bonitos pero también momentos de mucha tensión… es complicado, pero no lo cambiaría por nada.

¿Qué le dirías a unos padres que se estén planteando apuntar a su hijo a un deporte como el karate?

Lo primero que sus hijos no vayan obligados a ningún deporte. Lo segundo, que no se guíen por frases hechas, que por suerte cada vez ocurre menos, como que en el karate van a pegarse o que es un deporte violento. Gracias a Dios nuestro deporte es muy conocido en la sociedad, pero cualquier persona que no lo conozca, simplemente con ver que para entrar al tatami o para salir todo el mundo saluda, entra de manera ordenada, sale de manera ordenada… Voy a comentar una expresión que dicen los padres, “Pero ¿cómo lo hacéis? Es que para entrar al tatami, mi hijo coloca las zapatillas con los calcetines dentro y lo tenéis ahí todo colocado y en casa no me hace ni caso”. Pues porque la disciplina que se inculca a través de nuestro deporte se traslada luego a un orden en los estudios, a un orden en el día a día, que es lo que se busca a través del deporte: una serie de valores que van mucho más allá de aprender un kata, de ganar una medalla en un campeonato de karate o de tener más bíceps que el de al lado. Al final eso es completamente secundario, y lo que aporta a los críos va mucho más allá del propio deporte.

Además las artes marciales inciden especialmente en otra serie de valores más allá de la mera competición…

Es que la raíz de nuestro deporte proviene de Asia, proviene de Japón y originariamente de China. Cualquiera que conozca un poco la cultura japonesa, sabe que se basa en el respeto, en el orden. Por ejemplo, lo que hemos vivido en los últimos años con las mascarillas, yo viaje a Japón en 2006 y en 2008 y veías constantemente en el metro a gente con mascarilla, y no era por miedo a contagiarse, era porque ellos se encuentran mal y por respeto al otro se ponen mascarilla para no contagiar. Hay miles de ejemplos de la cultura japonesa que están instaurados en nuestro deporte, porque proviene de ahí y que se basan en todo esto, por lo tanto lo da la propia idiosincrasia del deporte.

A nivel de seleccionador, ¿cuál es tu próximo reto?

Me encantaría poder decir que preparar unos Juegos Olímpicos con mis deportistas, pero lo que pasa en karate es algo completamente atípico. Fue deporte olímpico en Tokio y sin haber debutado nos excluyeron de París 2024. Estamos trabajando desde todos los sectores para volver a tener esa oportunidad, pero como eso no se sabe si llegará o no llegará, tenemos en noviembre el Campeonato del Mundo de equipos en Pamplona. Las chicas defienden el título de campeonas, con los chicos estamos trabajando con un relevo generacional muy importante, todos son muy jóvenes, te diría que el 80% no supera los 20 años, entre 18 y 20 que es la categoría senior, son muy jovencitos. Ese es el gran objetivo que tenemos en este 2024 como seleccionador nacional, intentar quedar campeón del Mundo con el equipo de España en Pamplona en el próximo noviembre.

El sueño entiendo que será poder llegar algún día como seleccionador o como padre a unos JJOO…

Poder vivir los Juegos Olímpicos desde dentro sería increíble, vivirlo como técnico sería genial, si gozase de alguna medalla para España seria increíble y si esa medalla tuviese apellido Leal, entonces me corto la coleta (risas).

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos en las redes sociales!