¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Miembros de SuresTEA, en la conmemoración del Día del Autismo en Rivas. (Foto: SuresTEA)

La Asociación Sureste del Trastorno Espectro Autista (SuresTEA) ha rechazado que la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid valore como una “medida extraordinaria” la escolarización de los alumnos con trastornos generalizados del desarrollo (TGD), por las negativas consecuencias que ello conlleva “para la persona con TEA y para su familia”, ya que “interfieren con el acceso a la intervención y a los recursos especializados de manera temprana en el ámbito educativo”.

CUPÓN 10% DESCUENTO FINCA SANTA TERESA

En un comunicado, la asociación recuerda que la Consejería de Educación emitió la Resolución de 8 de mayo de 2020 por la que se actualizaba la regulación del proceso de admisión de alumnado para el curso 2020-2021, que fue publicada se publicó el pasado 14 de octubre de 2020, en la que establecía el procedimiento para posibilitar la escolarización provisional del alumnado con trastornos generalizados del desarrollo en centros de escolarización preferente.

En este documento se especifica el nuevo procedimiento a seguir a través de los equipos de orientación educativa hacia los alumnos con necesidades educativas especiales, especificando que “la propuesta de escolarización en un centro de escolarización preferente para alumnado con TGD con cargo a las plazas con apoyo extenso y especializado, debe ser entendida como una medida educativa extraordinaria que se adopta posteriormente a la escolarización del alumno a través de otras opciones tales como la escolarización ordinaria, con o sin apoyos”.

En este sentido, la Resolución recoge a su vez que la propuesta debe incluir “informe de evaluación psicopedagógica emitido por los profesionales de la Red de Orientación Educativa que concluya que el alumno presenta necesidades educativas especiales asociadas a un trastorno generalizado del desarrollo”, así como “una descripción exhaustiva de las necesidades educativas del alumno, de sus competencias dentro de un contexto interactivo y de la evolución, en función de su edad y de su nivel de participación en ambientes normalizados” e “informe justificativo, elaborado por el profesional de la Red de Orientación Educativa, de haberse aplicado previamente otras medidas de apoyo al alumno: escolarización en centro ordinario con apoyos o en centro preferente TGD en la opción de apoyos ordinarios”.

A su vez, y “de manera análoga al procedimiento aplicado en centros preferentes para alumnado con discapacidad auditiva o motora, incluirá el diagnóstico clínico previo de Trastorno Generalizado de Desarrollo / Trastorno de Espectro del Autismo, emitido desde el ámbito sanitario por facultativos especializados (psiquiatría, neurología, neuropediatría, salud mental, etc…).

“Desde SuresTEA, creemos que la escolarización del alumnado TGD no puede ser una ‘medida educativa extraordinaria’, porque entendemos que las repercusiones que esto tiene para la persona con TEA y para su familia, son muy negativas e interfieren con el acceso a la intervención y a los recursos especializados de manera temprana en el ámbito educativo”, recalca la asociación.

En este sentido, continúan señalando que “para asegurar un adecuado reconocimiento de los TEA, es fundamental hacer efectivas las actividades de detección, diagnóstico e intervención temprana y dicho proceso requiere realizar una labor de coordinación entre los diferentes profesionales sanitarios, educativos y de servicios sociales para su detección precoz y un diagnóstico adecuado”.

Por otro lado, considera SuresTEA que el hecho de que solo se escolarice al alumnado con necesidades especiales en los programas de aula preferente cuando obtengan el diagnóstico clínico supone “una vulneración de los derechos de las personas con discapacidad”, toda vez que “los procesos hacia un diagnóstico fiable y de calidad son heterogéneos” y “en ocasiones pueden pasar varios años hasta obtener un diagnóstico definitivo”, a lo que se suma que “en el caso concreto de personas con TEA, la atención sanitaria resulta complicada, en parte debido a las propias características de este tipo de trastornos, que pueden ir acompañadas por dificultades en el procesamiento de estímulos sensoriales”.

Más alumnos y menos profesionales

Desde la asociación recalcan asimismo que, en los últimos años, las aulas TEA en la Comunidad de Madrid han aumentado de manera exponencial, pasando en el curso escolar 2014/15 de 146 centros preferentes TEA de Educación Infantil/Primaria al actual curso escolar 2020/21 con 478.

Dicho incremento no ha sido compensado en el aumento de profesionales en los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógicos (EOEP) y en el Equipo Específico de Alteraciones Graves del Desarrollo (EEAGD), mermando el tiempo dedicado a cada centro educativo y, en consecuencia, al seguimiento del alumnado con necesidades, valoraciones, dictámenes y coordinaciones en el centro educativo, así como la atención a las familias”, puntualizan.

Otras Noticias

SuresTEA critica que la Administración “vuelva a obviar” al alumnado de educación especial

SuresTEA diseña un proyecto de atención psicológica telemática para personas autistas

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!