¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Centro de Recursos para la Infancia de Arganda (CRIA) – La Pecera. (Foto: Ayuntamiento de Arganda).

Las obras de remodelación y reparación del Centro de Recursos para la Infancia (CRIA) La Pecera finalizaron la semana pasada, después de que el centro sufriera serios desperfectos por la filtración de agua tras las tormentas e inundaciones sufridas en la localidad el pasado verano.

La Empresa de Servicios Municipales de Arganda del Rey (ESMAR) adjudicó el contrato de la ejecución de los trabajos a la empresa Bugar Ingeniería y Proyectos S.L por un importe de 13.854,52 euros (IVA incluido), según el Pliego de Prescripciones Técnicas consultado por Diario de Arganda.

Los trabajos llevados a cabo han permitido sustituir las puertas, rodapiés y jambas deterioradas por unas nuevas, lacadas en blanco. También se han pintado las paredes del interior del centro, se ha limpiado el pavimento en profundidad y se ha renovado la sala polivalente y la cocina. Asimismo, el proyecto de la empresa pública incluye la instalación de un zócalo de  35 centímetros de altura en la puerta divisoria y plegable de la sala polivalente, con chapa de acero inoxidable.

El contrato para la renovación de las instalaciones del centro, ubicado en la calle Presidente Felipe González número 17, fue adjudicado el pasado 11 de marzo con un plazo de ejecución de 30 días, aunque este se suspendió temporalmente por la declaración del estado de alarma.

Otras noticias:

Arganda, la ciudad madrileña donde más ha subido la delincuencia en el primer trimestre de 2020

Los madrileños podrán recoger una mascarilla gratis en las farmacias desde este lunes

El paro en Arganda del Rey aumentó un 13,1 por ciento desde febrero

La rotonda de la avenida de Valdearganda ya está abierta al tráfico

El Ayuntamiento de Arganda no cobrará a la hostelería la tasa de terrazas de 2020

 

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
MÁS  El Hospital de Arganda realiza su primera Tiroidectomía Transoral Endoscópica que evita cicatrices en el cuello del paciente