¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Primillar de Arganda (foto GREFA)

Primillar de Arganda (foto GREFA)

El primillar de Arganda, instalación inaugurada en febrero de 2015 para albergar y preservar ejemplares de cernícalo primilla, una especie en peligro de extinción que se trata de recuperar en la región desde 1992, se podría ver afectado por la construcción en la zona de tres plantas fotovoltaicas.

Así consta en el informe de impacto ambiental emitido por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid el pasado 13 de enero, correspondiente al proyecto para la construcción de tres parques solares fotovoltaicos, dos de ellos en el término municipal de Loeches y un tercero en Arganda del Rey.

En dicho informe, se pone de manifiesto que dicho proyecto tendrá “afección puntual con punto crítico” sobre zonas sensibles para la avifauna como la Zonas de Especial Protección de Aves de Los Cortados y Los Cantiles, además de los ríos Jarama y Manzanares o el primillar de Arganda, dado que “durante el trabajo de las hincadoras, este último y toda su área de influencia rebasarán los 55 decibelios”.

Tal y como recoge el informe de impacto ambiental, el cernícalo primilla (en peligro de extinción e incluido en el Catálogo Regional de Especies Amenazas de la Comunidad de Madrid y en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial) es la especie “más afectada por el proyecto” con un total de 67 observaciones, en su mayoría coincidentes con los emplazamientos de dos de estas plantas (Gallocanta y Varadero Solar), debido en parte a la cercanía del primillar de Arganda (a 150 metros al oeste de la carretera R-3.) en el que se contabilizaron ocho parejas en 2020 y, como mínimo, tres en 2021.

“El promotor valora el impacto como significativo por la pérdida de hábitat, pues informa que la superficie del proyecto podría ser utilizada como zona de alimentación, y el emplazamiento de Varadero Solar como nidificación y cría, debido a la presencia de ruinas y la proximidad del citado primillar”, recoge este informe.

Primillar de Arganda (foto Ayuntamiento de Arganda del Rey)

Primillar de Arganda (foto Ayuntamiento de Arganda del Rey)

Asimismo, concluye el impulsor de este proyecto que, aunque existe un impacto significativo en el entorno de la colonia de primillares en Arganda por ser la más cercana a las plantas fotovoltaicas, “no debería producirse un impacto crítico sobre las zonas de alimentación, existiendo hábitat suficiente dentro del radio de acción habitual de la especie en torno al primillar”.

El Estudio de Impacto Ambiental, por su parte, considera el proyecto “compatible” siempre que se establezcan “medidas mitigadoras relacionadas con la mejora de la calidad de los hábitats circundantes, en especial de las aves”.

Así, entre las medidas propuestas, se incluyen la realización de una prospección de fauna previa al inicio de las obras para descartar la presencia de las especies más vulnerables, el desarrollo de un Plan de seguimiento y vigilancia prestando especial atención a la potencial nidificación o cría de las especies más sensibles, actuaciones de revegetación para la creación de hábitats para esteparias o la creación de un primillar que sirva de conexión al primillar de Arganda con el fin de recuperar nuevos núcleos de cría.

En este sentido, el promotor propone como compensación la construcción de este primillar que consiste en la adaptación de un silo de manera que se puedan utilizar instalaciones sin generar nuevas intrusiones en el paisaje, que dará continuidad al de Arganda, compensando los efectos derivados por las molestias, afirmando que no se afectará directamente a zonas de nidificación y cría. Además, se han acordado medidas con GREFA y TAGONIUS como el marcaje de ejemplares de especies amenazadas con GPS, adecuación de silos y reintroducción de cernícalo primilla.

La Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental considera que parte de la superficie a ocupar por las plantas fotovoltaicas es utilizada por las parejas reproductoras del primillar de Arganda como hábitat de alimentación y que la instalación de los paneles en estos terrenos ocupará superficies que en la actualidad suministran recursos necesarios para la alimentación de la colonia.

Cernícalo primilla (foto Ayuntamiento de Arganda del Rey)

Cernícalo primilla (foto Ayuntamiento de Arganda del Rey)

Por ello, “este órgano ambiental no puede considerar admisible los probables efectos negativos sobre la colonia y población de cernícalo primilla, ni siquiera con la incorporación de las medidas compensatorias propuestas por el promotor, ya que no aportan suficientes garantías de que el territorio de reproducción y cría no se verá seriamente comprometido”, por lo que “debe quedar asegurada la disponibilidad de recursos tróficos alrededor de las colonias de reproducción.

Debido a esta situación, el estudio de impacto determina que se deberá establecer “un área de exclusión circular para la instalación de seguidores fotovoltaicos con un radio mínimo de 500 metros medido a partir del primillar de Arganda”.

El cernícalo primilla

El cernícalo primilla está catalogado en la Comunidad de Madrid, desde 1992, como especie en peligro de extinción.

La Red de Primillares impulsada desde el Gobierno autonómico tiene como objetivo crear un anillo de colonias artificiales que se pueda comunicar con las colonias naturales próximas evitando el riesgo de extinción por endogamia.

La organización ecologista GREFA, en colaboración con la empresa CLH y la Comunidad de Madrid, ha puesto en marcha desde 2003 un total de nueve primillares, situados en Villaviciosa de Odón, Perales, Batres, Navas del Rey, Pinto, Quijorna, Sevilla la Nueva y Arganda del Rey.

El primillar de Arganda es una construcción de unos 42 metros cuadrados de superficie y cuatro metros de altura una parte y 10 metros otra instalado en la Vereda de Loeches, cerca de la R-3, dentro del Parque Regional del Sureste donde existe cultivo de cereal, pastizales naturales y cuencas de graveras que se están regenerando con diversas especies arbóreas y que ofrece condiciones favorables para albergar aves propias de las estepas cerealistas.

Se trata de una especie globalmente amenazada y catalogada como vulnerable a nivel mundial, una pequeña ave rapaz diurna clasificada dentro de la familia Falconidae, de 30 a 35 centímetros de longitud y 60 a 67 centímetros de envergadura. Su peso suele ser inferior a los 150 gramos y su plumaje combina los colores gris azulado, marrón rojizo, ocre y manchas negras.

Otras Noticias

La Laguna de las Madres de Arganda presenta una calidad de agua entre “mala y moderada”, según Medio Ambiente

Más de 53.000 toneladas de residuos retirados de la ‘Laguna de Aceite’ de Arganda, que estará rehabilitada en 2026

Arco Verde, el gran proyecto medioambiental de la Comunidad de Madrid, llega a Arganda: estas son las actuaciones previstas

Arganda albergará tres grandes parques solares para la generación de energía eléctrica

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
MÁS  Las movilizaciones agrícolas de este miércoles afectarán a la circulación en la M-208 en Arganda