¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Imagen de una calle de Arganda inundada

Es un mal endémico que se viene repitiendo desde hace más de 25 años en el barrio de La Poveda. Los vecinos de este barrio de Arganda sufren desde el año 1995 inundaciones en sus viviendas cada vez que las lluvias azotan la ciudad, ya sean estas fuertes o moderadas, provocando una situación preocupante por los daños materiales que conllevan y que no terminan de solucionar las administraciones competentes.

Banner Residencial París 3

Tal y como han explicado a Diario de Arganda los responsables de la Asociación Vecinal La Poveda, los primeros episodios de los que se tiene constancia se remontan al año 1995, cuando los afectados comentaron a reportar al Ayuntamiento inundaciones en sus viviendas pese a tratarse de promociones de reciente construcción (finales de los años 80 o principios de los 90).

“Tenemos constancia de que, desde 1995, algunos vecinos vienen presentando escritos e instancias al Ayuntamiento cada vez que llueve con mediana intensidad en el barrio”, indican desde la asociación, para explicar que “cuando se producen dichos fenómenos meteorológicos, las tuberías del saneamiento público general por las que fluye el agua de la lluvia se llenan de agua (al parecer no cuentan con el diámetro suficiente) y, al ocurrir esto, el agua empieza a salir por los sumideros y las arquetas de los bajos, sótanos y/o garajes de las viviendas residenciales que conforman buena parte del tramado urbanístico del barrio”.

Esta es la principal causa que genera esta problemática, y que supone “pérdidas materiales” para los propietarios que, lejos de desaparecer, “se vienen repitiendo cada cierto tiempo”.

Parece que las instalaciones de saneamiento no contaron con las características más adecuadas para que estas situaciones no se produjeran y, por otro lado, no soportan todo el agua fluvial y residual que viene desde Arganda, un municipio que ha crecido notablemente desde entonces”, recalca la asociación vecinal.

Soluciones que nunca llegan

La situación se ha repetido recientemente, con las últimas lluvias de cierta intensidad caídas sobre Arganda hace un par de semanas.

“A mediados de los noventa se nos prometió que el colector que se construyó en el margen derecho de la carretera M-300 iba a solucionar el problema”, si bien “nada de eso ha ocurrido”. “A lo largo de estas tres décadas, todos los gobiernos municipales han mostrado su supuesto interés y preocupación por el tema, llegando incluso a visitar las zonas más afectadas o a requerir planos de las mismas, y prometiendo estudiar el problema y proponer soluciones y ejecutar inmediatamente obras que nunca han llegado”, lamentan desde la asociación.

La precaria situación del barrio de La Poveda quedó de manifiesto con las DANAs que arrasaron la localidad en verano de 2019, y que fueron virulentas en La Poveda. “En distintos puntos del barrio –El Cañal, las Villas del Soto, Los Olivos, etc- en muchos sótanos el agua llegó a alcanzar los 70 centímetros de altura”, recuerdan.

Tras ello, se conformó un grupo de trabajo, auspiciado por esta asociación vecinal, que entre otras actuaciones se reunió con el concejal Jorge Canto López, quien “manifestó su desconocimiento de que el problema fuese tan generalizado en todo el barrio y se comprometió a reunirse con nosotros dos meses después para darnos una explicación y para proponer soluciones; ha pasado más de un año y, aunque se le ha recordado dicho compromiso, la reunión no se ha producido aún”, remarcan.

Con todo este bagaje y un invierno por delante, desde la Asociación Vecinal La Poveda no vislumbran una solución a corto plazo a esta preocupante situación. “En conversación con el propio alcalde de Arganda del Rey, este parece fiar la solución del problema a las obras que va a acometer el Canal de Isabel II en todo el municipio”, explican, si bien “preguntado acerca de cuándo se desarrollarán las mismas, nos ha respondido que ‘en los próximos años’.

“Pensamos que este problema no debe considerarse como algo urgente para nuestro Ayuntamiento y que el vecindario de La Poveda tiene que seguir expuesto durante un tiempo indefinido aún a sufrir por desgracia episodios similares y a mirar con temor al cielo cada vez que se produzcan lluvias de una intensidad moderada o alta”, lamentan los vecinos.

Medidas en marcha

Por su parte, fuentes del Ayuntamiento de Arganda han explicado a este diario digital que ya están previstas las actuaciones en las obras del Plan Sanea, una de las cuales tiene por finalidad específica evitar que haya más inundaciones en La Poveda.

En este sentido, recalcan desde el Consistorio que otra actuación será la adecuación del ovoide general que discurre desde el Paseo de la Estación, la Avenida del Ferrocarril, la Plaza del Progreso y la Avenida de Valdearganda. Esta obra consiste fundamentalmente en desconectar entre sí dos grandes colectores e individualizarlos para evitar su entrada en carga, además de la ejecución de tres nuevos aliviaderos que regularán la correntía de aguas abajo.

También se llevará a cabo una obra de rehabilitación del nudo provocado en la Avenida de Valdearganda que discurre hasta la Vereda de las Yeguas y la M-300. Además se resolverá el estrangulamiento existente en ese punto con la ejecución de un aliviadero con colector de alivio y portante sobre el Metro hasta los marcos de evacuación.

Otras Noticias

Arganda, un año después de la DANA que asoló a la población con inundaciones en viviendas y comercios

Estas son las obras que se van a realizar en Arganda para evitar riadas e inundaciones

Metro reabre este miércoles la línea 9b entre La Poveda y Arganda del Rey tras concluir las obras

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!