¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Clotilde Cuéllar, en su despacho en el Ayuntamiento de Arganda del Rey

Clotilde Cuéllar, en su despacho en el Ayuntamiento de Arganda del Rey (©Diario de Arganda)

Clotilde Cuéllar es concejala en el Ayuntamiento de Arganda del Rey desde la legislatura anterior (2015-2019), en la que ejerció como portavoz autonómica de Equo y portavoz de la confluencia Ahora Arganda en el municipio. Reelegida en 2019 por la confluencia Unidas Podemos-Izquierda Unida-Equo en Arganda, desde mayo de 2020 ejerce como concejala no adscrita en el Consistorio. En esta entrevista, Cuéllar analiza para Diario de Arganda los principales problemas y retos de Arganda del Rey en esta legislatura y los efectos de la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19 en la ciudad.

El Pleno de Arganda acaba de aprobar una cuota suplementaria en el recibo del agua para sufragar las obras de infraestructuras de defensa frente a posibles riadas, con los únicos votos a favor del PSOE. Usted, al igual que el resto de la oposición, votó en contra. ¿Cuáles fueron los motivos?

Por un lado, debido a razones jurídicas. Hay un informe de peso, que es el informe de Intervención, que es desfavorable, y la interventora es la que tiene el control de las cuentas de este ayuntamiento. Creo que esto realmente es una tasa de saneamiento y debería regularse a través de una ordenanza que debía haber ido previamente a plenario. No encuentro de recibo que el PSOE, el mismo partido que ha criticado esa forma de recaudar en el pasado, vía cuota suplementaria, ahora la quiera imponer. Además, hay una cuestión de financiación y de costes: que en Arganda vayamos a pagar lo mismo que Las Rozas, cuando Las Rozas tiene el doble de habitantes que Arganda y no ha sufrido inundaciones, por el Plan Sanea, no lo veo coherente. Pero, sobre todo, lo que no he visto en el expediente es un estudio de costes. ¿Cuánto está cobrando el Canal, desde que el PP impuso estos nefastos convenios, por suministrar el agua a Arganda? ¿Dónde está ese dinero? Porque en la legislatura anterior, y en lo que va de esta, el Ayuntamiento de Arganda del Rey está teniendo que gastar muchísimo dinero en mejorar nuestro saneamiento. Si el Canal, cuando se firmó el convenio, se comprometió a financiar las obras que dependieran de la red principal del agua, la bocamina claramente es red principal. ¿Por qué no se financia a través de las cuotas que han estado recibiendo por nuestra agua? A mí la vecindad lo que me cuenta es que antes no se pedía ninguna cuota suplementaria y se hacían las obras necesarias con lo que se recibía por el agua; y, que yo sepa, el Canal de Isabel II es una empresa pública. No hay estudio de costes de cuánto están cobrando por el agua en Arganda, y cuánto les falta. Y entramos en el tercer motivo: no me parece que la fuente de financiación de esto deba ser exclusivamente la vecindad. También han estado despreciando convocatorias de la Unión Europea para toda esta red de saneamiento y la gestión del ciclo del agua, con criterio de sostenibilidad, yo misma informé en el plenario de octubre de que había convocatorias para acceder a fondos para esto. Que yo sepa, ni se han pedido estos fondos ni se ha planteado qué parte tendría que financiar el Canal. Otros grupos cuestionan si este dinero sale del bolsillo de delante o del bolsillo de detrás de la vecindad, es decir, vía presupuestos municipales o vía cuota, y al final, según este planteamiento, lo va a pagar la vecindad sin cuestionar la parte que deba abordar el Canal. Y, asociado a esto, sería el tipo de actuaciones: de nuevo, el enfoque hidráulico, gris, convencional, de grandes obras e infraestructuras, y no el enfoque hidrológico de soluciones basadas en la naturaleza.

¿Qué propone entonces?

De un presupuesto de 25 millones, más de 300.000 se van a gastar en sistema de drenajes sostenibles. Es una cifra irrelevante en comparación con el resto de millones que se va a gastar en esa infraestructura. Hay soluciones basadas en la naturaleza, aparte de que son más respetuosas con el medio ambiente, más baratas. No hay una comparativa de profesionales de este sector que nos diga si esto que plantea el Canal es realmente lo que necesita Arganda del Rey. Estamos entregados a este monopolio del Canal, sin cuestionarlo, y eso es lo que no entiendo del Partido Socialista: que ahora mismo esté apoyando la misma medida que critica al PP.

Arganda del Rey ha sufrido, al igual que el resto de municipios, los efectos de la pandemia de la Covid-19. Usted acaba de firmar, junto al resto de representantes en el pleno, un pacto para la reconstrucción de la ciudad, pero también ha sido crítica con este acuerdo.

Llevo tres mociones, en mayo, junio y julio, pidiendo, al principio, que ese pacto fuera plural e integral, es decir, que atacase diferentes problemas de Arganda, derivados de la Covid-19 pero que ya existían antes y son estructurales; y por otro lado, que ese pacto se hubiera trabajado de manera participada. El gobierno decidió que solo lo iba a trabajar con uno de los cinco consejos que existen en Arganda, que es el de Desarrollo local, que, con todos mis respetos, es el menos plural, porque solo están dos sindicatos (CCOO y UGT) y ni siquiera incluye al que es mayoritario en este ayuntamiento; y la patronal, ASEARCO. No incluye al Consejo de Mujer, ni el Consejo Escolar, ni el de Cultura, y no se ha contado con otras redes ciudadanas y colectivos que están atendiendo emergencias sociales, e iniciativas que ya existen. No se han testado las medidas con todos estos colectivos, y me parece preocupante, porque así no se acierta del todo en las soluciones. Para mí el plan es un consenso de mínimos. Además, otra cosa que me desilusiona es que el alcalde dijo que esto iba a estar abierto a más participación y otras medidas: lo supeditó a que viniera financiación de fuera, pero no he visto intención de ampliar ese pacto con otras medidas. Yo he presentado una moción con una batería de medidas post-covid que complementarían las ya aprobadas y he recibido el voto en contra del PSOE, y son medidas muy variadas, que tratan el tema de la energía, movilidad, residuos, vivienda, juventud, salud y educación ambiental, y he recibido un no rotundo. Eso es un indicador claro de que no hay voluntad de ir más allá de ese acuerdo de mínimos, y no creo que esté la ciudadanía para que nos quedemos en esos mínimos.

Clotilde Cuéllar, en su despacho en el Ayuntamiento de Arganda del Rey

Clotilde Cuéllar, en su despacho en el Ayuntamiento de Arganda del Rey (©Diario de Arganda)

¿Cree, entonces, que son insuficientes esas medidas?

Es que ni siquiera creo que sean suficientes las que se tratan con mayor detalle, las fiscales y económicas, porque si ahora pospones los tributos o les quitas una tasa de mercadillos o terrazas temporalmente, pero metes un subidón en el recibo del agua, eso queda neutralizado. En el sector energético, planteaba que es urgente que se realicen diagnósticos de los consumos de energía en los edificios municipales de Arganda del Rey, porque se está perdiendo mucho dinero por la factura de la luz, empezando por los que más consumen; y, con esa experiencia, se facilitase a empresariado del polígono, porque Arganda es una ciudad industrial, poder hacer esa diagnosis. Una de las razones estructurales por las que el empresariado de Arganda se está yendo del polígono, desde hace ya demasiados años, es por la factura de la luz, aparte de que el propio polígono necesita una reforma. Si, por ejemplo, planteas un contrato de limpieza y de residuos, en el que invertimos 5 millones de euros anuales y se está prorrogando, hay margen de mejora. Arganda es un término municipal muy amplio y eso puede ser una ventaja para algunas cosas, como instaurar proyectos piloto por barrios de gestión de residuos; y que ahora se saque un contrato nuevo a licitación, y nuestra empresa pública se prepare para poder remunicipalizar esa gestión, que cuesta un buen dinero, en la ciudad. También se ha votado en contra de eso. Además, hablaba de tema de compostaje comunitario o huertos urbanos, y también se ha votado en contra. En cuanto a movilidad, en Arganda hay serios problemas no solo por la orografía del municipio, sino por las infraestructuras viarias, que están anticuadas: solo hay que mirar los carriles bici, que no hay: existe un mapa en la web, y yo me he hecho esos recorridos y tienen obstáculos muy serios y peligros para ciclistas, peatones y quien va en coche. Ha habido otra propuesta sobre movilidad sostenible que también se ha tumbado, para la promoción de empresariado local y servicios que dan los autónomos. Se va a bonificar la tasa de mercadillos, pero he propuesto que haya divulgación de todos los productos y servicios que se pueden adquirir en Arganda del Rey mediante la instalación de ‘stands’, y que esas casetas sean instalaciones municipales a quienes tengan acceso los colectivos sociales, más que ahora, que solo lo hacen dos veces al año, y que se impulse una red de trueque. Eso también es promoción, y se ha desestimado. También una feria anual de productos locales, que Arganda también conserva un reducto agrícola, y también se ha desestimado. En febrero, pasé una moción porque en Arganda hay un gran déficit de vivienda social: se pedía que se creara el Consejo Local de Vivienda y se hiciera un plan de vivienda social. Eso tampoco se ha aprobado. Estoy nombrando problemas estructurales muy serios y medidas que benefician a la economía. Y hay empresariado que tiene actividad, pero está en zonas no consolidadas del polígono. Hay que abordar, sí o sí, un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, que se inició supuestamente en la legislatura anterior, pero hay mucha opacidad. Parece que no nos damos cuenta de que una de las joyas de Arganda del Rey es la industria, y lo está diciendo una ecologista, pero se pueden ampliar los criterios de sostenibilidad. Todos estos empresarios están en precario y necesitan un nuevo plan que les dé soluciones de continuidad, a medio y largo plazo. El polígono está obsoleto, las calles están deterioradas y casi sin señalizar, una planificación muy rara, con un servicio de transporte público con horarios que no facilitan la actividad, impuestos caros, problemas a la hora de que les concedan licencias, no se cumple ningún criterio de salud ambiental, y en la legislatura pasada planteé que en ese plan se incorporaran medidas de sostenibilidad ambiental, de salud y de género, y esa moción tampoco ha salido adelante. Y otro problema estructural gordo es la opacidad: una de las principales cuestiones que hay que solventar en Arganda del Rey es la transparencia.

¿A qué se refiere?

No sabemos qué pasa con el inventario de patrimonio de Arganda del Rey. El PSOE decía que lo iba a hacer en la legislatura pasada, y ese inventario no acaba de publicarse. Con las tramas que hubo en su día en Arganda del Rey, bien conocidas por la población, no se sabe qué edificios y terrenos municipales pasaban a la sociedad municipal, ESMAR, y de ahí al agujero negro. Esto es flagrante: a día de hoy no sabemos cuál es el patrimonio de Arganda del Rey, sus terrenos o edificios municipales. Hay una deuda descomunal, y nuestra empresa municipal tiene casi la mitad de esa deuda: 40 millones de euros que permanecen intactos, de la época de las tramas también. Y además Arganda no tiene desglosadas las cuentas por subconceptos, por lo que, a la hora de determinar prioridades, la población no puede decidir en qué prefiere invertir el dinero, porque no lo ve. Y luego, la dispersión: Arganda es un municipio muy extenso con núcleos de población muy dispersos, con lo que tenemos núcleos con muchas dotacionesy otros en situación muy precaria, como Valdecorzas, con sus reivindicaciones históricas; el Puente de Arganda, cuyo problema histórico es la depuradora, aparte de que tiene que desplazarse para todo a través de una carretera muy peligrosa; o Granja Avícola, donde por no haber, no hay ni agua potable. Esto me parece muy grave, es tercermundista.

Hablando de reivindicaciones vecinales, La Poveda está reclamando la reapertura de su consultorio

Eso se ve clarísimo que es un retroceso en derechos. Los municipios sufrimos la inacción de la Comunidad de Madrid. Hay población mayor de La Poveda, al igual que de Puente de Arganda, que, para desplazarse al consultorio Arganda 2 le supone un esfuerzo tan grande que no van. Ahí está también el instituto, que no se construye porque la Comunidad de Madrid no quiere que se construya, y el consultorio de La Poveda no se abre porque la Comunidad no quiere.

Se ha anunciado una plataforma logística en Arganda que creará miles de puestos de trabajo. ¿Cree que es la solución a los problemas económicos de la ciudad?

La plataforma logística es un proyecto fantasmagórico del PP. Esto lleva décadas anunciándose, se puso la primera piedra y es lo único que hay. No existe un estudio de viabilidad público, que sepamos, y ya todo lo demás depende de ese estudio: inversores, planificación urbanística o infraestructuras, porque tampoco sabemos cómo van a llegar allí las mercancías: ¿en tren, en camiones…? En tren es mucho más rentable y mejor desde el punto de vista ambiental. Si van a traer el tren a Arganda del Rey, estupendo, porque no tenemos ni un Metro en condiciones, pero no parece el caso. Y el transporte público es otro de los déficits de Arganda del Rey y del Sureste en general: el TFM no es la red de Metro, con todos los problemas que ya conocemos. La plataforma logística necesita su estudio de viabilidad, medioambiental y de costes, y ver quién va a pagar todo eso.

Clotilde Cuéllar, en su despacho en el Ayuntamiento de Arganda del Rey

Clotilde Cuéllar, en su despacho en el Ayuntamiento de Arganda del Rey (©Diario de Arganda)

Este año se han suspendido las fiestas de Arganda y se va a destinar ese dinero a un estudio de seroprevalencia. ¿Qué opina de esta decisión?

Que se suspendan las fiestas me parece correcto: no podemos estar celebrando fiesta un día y al día siguiente en el hospital, o peor. Ahora, el destino de los fondos: volvemos a la opacidad. Aún estamos por conocer el destino de todo lo que se ingresó por las riadas y las ayudas que tenían que haber llegado tras la DANA, y ahora hay que hacer todo con mayor transparencia y pulsando las necesidades ciudadanas: nos ha elegido la vecindad, pero deberíamos consultar algunas prioridades. No creo que ese estudio sea competencia municipal ni, según lo que dice la comunidad científica, una solución efectiva. Hay que ver qué necesidades tiene el municipio.

¿Qué otras propuestas tiene para esta legislatura?

Yo empezaría por la transparencia y el buen gobierno, porque que no haya inventario municipal, con la deuda que tiene Arganda, que la empresa municipal tenga una deuda de 40 millones, que las cuentas no estén separadas por subconceptos, y que seamos uno de los tres municipios que tienen una pieza separada de la trama Gürtel en la Audiencia Nacional es porque los niveles de corrupción en Arganda han llegado muy lejos y porque aquí, en el municipio, hay instaurada una cierta cultura de la corrupción. Creo que lo primero sería una auditoría de transparencia y buen gobierno, y si esto lo pueden tener las ONG no veo por qué no lo puede tener un ayuntamiento. Una vez que tienes una auditoría de transparencia y buen gobierno, tienes más claros los recursos con los que cuentas a corto, medio y largo plazo, y decides las prioridades, porque hay mucho por hacer, pero hay que priorizar. La prioridad gira en torno al empleo: somos uno de los grandes municipios con mayor tasa de desempleo, y esto ya pasaba antes del coronavirus. Y hay que ayudar a que la gente tenga un medio de vida, lo más cercano a su domicilio posible, y así se vería beneficiado el medio ambiente. Esto lo enlazo con los sectores verdes, que generan más empleo que los sectores ‘marrones’ o contaminantes, y además estás ayudando al medio ambiente. Y el segundo reto de Arganda y el resto del país y del mundo son medidas contra el cambio climático. Aquí hemos tenido evidencias incontestables del cambio climático, como las sequías y la mala cosecha de cereal, y las inundaciones. Pero Arganda tiene mucho sol y mucho viento, y somos una ciudad de industria, y eso es un tesoro. Se puede plantear la generación y distribución de energías renovables; y habrá que usar esa fortaleza, que tenemos todos los sectores, incluido el industrial, para generar ese empleo con enfoque de sostenibilidad y que evite los efectos del cambio climático.Por ejemplo, aquí el sector primario está muy abandonado, y si se incentivase la agricultura ecológica y apoyáramos a las cooperativas introduciendo la agricultura ecológica, la gente podría tener un acceso directo a la tierra y a sus propios alimentos, fomentando la soberanía alimentaria. El Sureste, antes de convertirse en la región de los residuos, era la despensa de Madrid. A eso habría que volver, y la gente tendría una manera de acceder a sus propios alimentos y recuperar el sector primario. A partir de ahí, se pueden trabajar los derechos sociales, como la vivienda o la igualdad de oportunidades para la mujer, que tiene mayor tasa de desempleo que el hombre en Arganda. Una cosa que me llama la atención es que hay mujeres sin ni siquiera un primer empleo: eso también hay que trabajarlo. Y unido a todo esto, el tema de los cuidados, la conciliación y la corresponsabilidad. Como municipio, tenemos capacidad para generar plazas públicas y cofinanciadas para que nuestros mayores estén atendidos, nuestros niños y jóvenes tengan un comedor escolar, y así, cuando sus padres vengan de cumplir con su jornada laboral, tengan opciones. Ahí no estamos siendo corresponsables: no se trata solo de dirigirte al funcionariado, porque es una mínima parte de la población, sino lanzar medidas de conciliación que beneficien a la población en general.

Desde el mes de mayo, usted ha pasado a ser concejala no adscrita. ¿Cómo ha cambiado su situación desde aquel cambio?

Desde 2015, cuando me presenté a las elecciones sin haber estado nunca en política, sigo siendo la misma. Pertenezco al partido Equo, y soy la concejala ecologista en Arganda del Rey. Entonces nos presentamos en una coalición llamada Ahora Arganda, y en esa confluencia se involucraron muchos vecinos y vecinas. En esta segunda legislatura la idea de confluencia cristalizó en Equo, IU y Podemos, y yo he cumplido fielmente tanto con el mandato de la vecindad como con el espíritu que venía desde 2015 para buscar la unidad en Arganda del Rey. Eso se ha materializado en mi compromiso de salario ético, y eso son datos incontestables: desde 2015 no solo he tenido un salario ético, sino que el exceso se ha devuelto a la ciudadanía en proyectos sociales gestionados por entidades del tercer sector, con información pública sobre proyectos, transferencias y las propias familias que han disfrutado de ellos. Eso son datos objetivos, y era uno de mis compromisos; y el otro era presentar ideas innovadoras, transformadoras y que Arganda esté preparada para que las generaciones futuras puedan vivir en ella, desde el punto de vista de la sostenibilidad. En esta legislatura hemos presentado una moción sobre la casa de las asociaciones, que no existe en Arganda; otra sobre las inundaciones y el problema de saneamiento, avanzando en sistemas de drenaje sostenible; el tema de residuos y limpieza; una moción de solidaridad con las personas mayores en residencias de mayores, que son las más vulnerables, sin saber lo que iba a pasar con el Covid; otra pidiendo un consejo de la vivienda y un plan de vivienda social; que se ejecutara la adhesión al compromiso de los objetivos del desarrollo sostenible; y en los últimos meses, para afrontar la crisis de al Covid. Ahí se ve que he cumplido el mandato de la ciudadanía y de la confluencia como concejala.Y resulta que me encuentro con algo que a día de hoy no sé explicar, pero creo que la población ha entendido muy bien: un comunicado de dos de los partidos de i confluencia cuestionando mi salario ético, y pidiéndome que deje de tener dedicación exclusiva. Es decir, dos de los partidos de mi confluencia cuestionan a su concejala, la única que tiene un salario ético desde la legislatura anterior, por ese salario, y no quieren que tenga dedicación exclusiva. Eso ha tenido como consecuencia que no haya tenido más opción que seguir cumpliendo con el mandato de la ciudadanía renunciando a la dedicación exclusiva, con lo que no tengo el tiempo que tenía antes para plantear iniciativas y vigilar al Gobierno. Ya no cobro lo que cobraba antes: ahora mi retribución está en torno a los 16.000 euros anuales por asistencia a plenos, y no tiene cotización a la seguridad social, y todo ese excedente que iba a proyectos sociales no está aquí, sino que otros deciden su destino. No entiendo cómo estos partidos han hecho esto contra su concejala, además públicamente. Yo ya no tenía otra salida que ser concejala no adscrita, pero la ciudadanía lo está entendiendo muy bien. Lo que deberían explicar estos dos partidos es por qué ha sido esa maniobra y a quién ha beneficiado, porque a Arganda no la ha beneficiado. Yo voy a estar siempre al servicio de la vecindad, pero ya no tengo la dedicación que tenía antes.

Otras entrevistas:

Cristina Miguel (Ciudadanos): “La mayoría absoluta del PSOE no le ha sentado bien a Arganda”

Pablo Rodríguez (PP): “Arganda lleva más de cuatro años estancada”

Guillermo Hita: “Instalaremos cámaras en todos los accesos de Arganda para poner coto a la delincuencia”

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!