¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Guillermo Hita, alcalde de Arganda (foto: Diario de Arganda)

Guillermo Hita, alcalde de Arganda (foto: Diario de Arganda)

Cuando se cumplen justo dos años desde que arrancara la presente legislatura, el alcalde de Arganda, Guillermo Hita, ha recibido a Diario de Arganda para hacer balance de este atípico mandato que alcanza su ecuador. En esta entrevista, el regidor trata temas de calado como la celebración de las fiestas patronales, el PGOU, las ocupaciones, los problemas del Metro o las relaciones con la Comunidad de Madrid, amén de sus futuros proyectos políticos.

Estamos en el ecuador de la legislatura. ¿Qué balance hace de estos dos años y cómo afronta el Gobierno local lo que resta de mandato?

Hemos luchado contra los elementos. Comenzamos la legislatura luchando contra la DANA, y tuvimos que hacerlo dos veces, lo cual fue bastante difícil y nos costó bastante recuperarnos. También tuvimos la desgracia de tener a Filomena este pasado mes de enero, y la ciudadanía lo pasó muy mal porque hacía más de 100 años que Madrid no vivía una nevada así. Y qué decir de la pandemia, que empezó en febrero o marzo de 2020 y llegó cuando salíamos de las DANAS y de esos daños. La legislatura sigue y el tiempo sigue hacia adelante, y nos hemos tenido que dedicar estos dos años a paliar los daños ocasionados por la naturaleza y por el virus. La Covid ha generado muchos daños, no solo en lo personal, sino también en el desmoronamiento económico que ha producido a nivel general, y por supuesto en Arganda. Han sido momentos difíciles para todos y aún estamos saliendo de ello, no solo de la crisis sanitaria. Los datos económicos son los que son. Los últimos datos de desempleo dicen que la situación está mejorando, pero todavía se ve que hay mucha gente que está sufriendo los ERTES. Hemos utilizado los dos años también para hacer cosas, pero hay que reconocer que gran parte de los esfuerzos se han destinado a luchar contra estas inclemencias. No es un lamento, es una enumeración de hechos. Sin embargo, tenemos la cartera rebosante de proyectos, que iremos acometiendo dependiendo de las capacidades económicas. Una de mis teorías sobre la gestión de este Ayuntamiento es que no podemos acometer proyectos que excedan de nuestras posibilidades. No vamos a endeudarnos para cuestiones que tengan que ver con obras. Y esa es nuestra política actualmente: seguir hacia adelante y utilizar los dos años que quedan de legislatura para seguir modernizando la ciudad, y para seguir eliminando los problemas que ha ocasionado la pandemia.

Los resultados electorales del 4-M, ¿han modificado la hoja de ruta en Arganda?

En absoluto. Nosotros no dependemos de la actividad política externa; tenemos nuestro ritmo, nuestra fortaleza política, un equipo perfectamente comprometido y con el objetivo muy claro, que es trabajar por Arganda. Aunque los resultados en Madrid para el PSOE no han sido buenos, nosotros tenemos la conciencia de que esos resultados no son extrapolables. La gente ha sabido siempre diferenciar lo que es el trabajo de este equipo de Gobierno. Ya lo hizo en 2019 y por eso obtuvimos mayoría absoluta, y estoy seguro de que en 2023 también se valorará lo que se hace en Arganda. La política municipal tiene que ver con eso, con lo que se hace en la ciudad y con las personas que lo hacen. Tiene que ver con saber cómo somos, de esa proximidad que ofrecemos, y eso se ha valorado siempre desde que soy alcalde. No nos gustan los resultados del 4 de mayo, pero la gente ha elegido a este equipo de Gobierno no exactamente por ser del PSOE, lo cual nos da una ventaja añadida y nos hacer estar muy agradecidos por ese reconocimiento de la ciudadanía. Ese reconocimiento personal y humano es más reconfortante que cualquier otro.

¿Qué espera del nuevo Gobierno regional?

Yo lo primero que hice en cuanto Ayuso obtuvo el resultado que obtuvo fue felicitarla y ponerme a su disposición como alcalde de un municipio de 60.000 habitantes y que necesita una relación de trabajo fluida con el Gobierno de la Comunidad de Madrid. El Gobierno regional se constituirá a principios de julio, y será muy parecido al que había. Yo sigo con la esperanza de que las relaciones entre el alcalde de Arganda y presidente de la FMM y la presidenta de la Comunidad de Madrid sean mejores de lo que han sido. Y no digo que hayan sido malas en cuanto a las relaciones de trabajo o entendimiento personal, pero no han sido buenas porque Arganda no ha obtenido respuesta a las cuestiones que necesitaba. Tenemos que hablar mucho de educación, porque necesitamos nuevas infraestructuras, como un nuevo instituto de Secundaria y también ya un nuevo colegio de Educación Infantil y Primaria. Si pasamos al ámbito asistencial y sanitario, necesitamos ampliar el hospital de forma perentoria, porque lleva saturado más de dos años. Los centros de salud tienen que reformarse, la atención tiene que mejorar, necesitaríamos una ampliación del centro médico de La Poveda para poder atender a un barrio de 6.000 vecinos. En transporte, el Metro no termina de ser lo que Arganda necesita; requiere una ampliación de horarios eficaz, una modificación de tarifas para hacerlas iguales al resto de la red… Son cuestiones que tenemos que dialogar con la Comunidad de Madrid para que las reivindicaciones de los vecinos se cumplan. El Gobierno regional anterior al de Ayuso ya prometió todas estas cosas a la vecindad de Arganda, y no las ha cumplido.

Isabel Díaz Ayuso y Guillermo Hita, durante una reunión en la Real Casa de Correos.

De cara a las elecciones de 2023, ¿repetirá Guillermo Hita como candidato?

Sí, ya lo he decidido. Estuve reflexionando los últimos meses sobre si era lo mejor para el proyecto político de Arganda del Rey, y a su vez para mi proyecto político y personal, porque aún tengo retos personales y profesionales por delante. Decidí hace unos meses ser candidato por mi partido en las elecciones de 2023 y hacerlo con todas las fuerzas que tenga, con el objetivo de revalidar la Alcaldía. Lo que quiero es seguir modernizando Arganda. Llevo seis años como alcalde, y seis años es muy poco tiempo para un proyecto político. Creo que debo presentarme a estas elecciones para seguir desarrollando este proyecto que nació en 2015, pero al que aún le queda mucho recorrido. Acometimos una estabilización económica y financiera entre 2015 y 2019 porque el Ayuntamiento estaba en quiebra absoluta y el barco se hundía. En 2019 empezamos con el proyecto de modernización, ya con algo más de libertad financiera, pero hay que decir que se han visto paralizados los proyectos por las cuestiones antes mencionadas.

La línea 9B de Metro volverá a cerrar en verano, con los inconvenientes que esto conlleva para los vecinos de Arganda…

Hay que hacer algo con esta línea, y hay que hacerlo de una vez por todas. El cierre en verano no es la primera vez que ocurre, se cerró hace un par de años. Parece ser que había problemas con la catenaria, y esta vez vuelve a cerrar para hacer modificaciones en la catenaria. Genera muchos inconvenientes a la ciudadanía de Arganda, que se conecta principalmente por Metro y por las líneas de autobús. Pero si cerramos una de las dos vías de comunicación, las molestias son muchas. Yo soy partidario de hacer reparaciones si hay que hacerlas, pero habrá que hacerlas de una vez, y me da la impresión de que se cierra cada dos años para poner parches y seguir adelante, y eso no puede seguir así.

Quiero pensar que es un tema solo de la catenaria. Si fueran cuestiones que tuvieran que ver con la seguridad de los viajeros y se estuvieran poniendo parches, entraríamos en una situación difícil de explicar a la ciudadanía. Si hay que hacer actuaciones que aseguren que los viajeros no experimentarán ningún peligro viajando, que se haga y se haga bien, invirtiendo todo el dinero que haya que invertir.

Obras de la catenaria en la línea 9B de Metro (foto: Metro de Madrid)

¿Qué le parece la reacción vecinal que hemos visto en las últimas fechas con los casos de ocupación que ha sufrido Arganda?

Afortunadamente son hechos puntuales. Según los datos del Ministerio del Interior, los delitos disminuyen constantemente y es algo que hay que agradecer a Policía Local y Guardia Civil. Pero se siguen produciendo delitos. Las ocupaciones, que en sí no son un delito hasta que un juez lo determine, se generan en pocas ocasiones en Arganda y provocan una alarma vecinal comprensible. Yo comprendo a los vecinos que tiene una vida estable y tranquila, que cuando hay una ocupación en su barrio les produce cierta incertidumbre; es algo evidente que nos pasaría a todos. Entiendo que se proteste por recuperar la tranquilidad. Yo lo que les puedo decir a los vecinos es que las fuerzas de seguridad luchan contra la ocupación y se encargan de todos los trámites que hay que hacer para sacar a los ocupas si procede y si hay una orden judicial. En las últimas ocupaciones que ha habido hubo suerte de que abandonaran las viviendas a los pocos días, y en esta última en El Grillero hay que decir que por la eficaz actuación policial los ocupas salieron en cuestión de un par de días, y es de agradecer. Seguimos luchando contra la ocupación; no nos gusta la ocupación. Lo que tenemos que luchar es por que cualquier persona que necesite una casa pueda acceder a una vivienda.

Al hilo de esto, usted anunció en octubre de 2020 que se estaba trabajando en un proyecto de vivienda social. ¿En qué estado se encuentra esta iniciativa?

Tenemos varios contactos con tenedores de viviendas, con bancos, para llegar a acuerdos para que nos pudieran ceder viviendas para servicios sociales que luego a su vez pudiéramos alquilar a personas con necesidades especiales. Por otra parte, tenemos algún acuerdo con alguna cooperativa que quiere construir vivienda social en terrenos cedidos por este Ayuntamiento. Pero estas cosas no van rápidas, van con muchísima lentitud.

¿Qué opinión le merece la polémica subida del precio de la luz?

Parece que nunca se llega al extremo de conseguir que el recibo baje. Quiero recordar que la última modificación que se ha hecho respecto al recibo de la luz produce unos menores ingresos de las compañías eléctricas de 1.000 millones al año en España. De alguna manera, si las empresas ingresan esos 1.000 millones menos, eso repercutirá en los recibos de los ciudadanos, y eso tendrá que ser más pronto que tarde. Pero se producen ineficacias fácilmente comprensibles en lo que es el precio de la luz. Y hablo de que no es un mercado libre. No puede ser que el precio del kilovatio/hora lo marque la productora que mayor precio da. Esto no es competencia. Si se marca el precio por el que más alto lo dé, no es una competencia. Y en eso el Ministerio de Transición Ecológica tendrá que decir muy mucho al respecto.

¿Qué piensa de las últimas medidas restrictivas para la hostelería anunciadas por el Ministerio de Sanidad?

No voy a entrar en las confrontaciones entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno de España, que además son habituales. Por cualquier cosa que diga el Gobierno de España, será atacado por el Gobierno regional. No quiero pensar que sea una cuestión que tenga que ver solo con la contradicción por la contradicción. Me da la sensación de que es un tema únicamente de postureo.

¿Pero cree que la situación actual de la pandemia justifica realmente la adopción de estas medidas?

Tampoco pienso que haya que extremar las decisiones ahora. Estamos yendo hacia abajo en el contagio, los casos cada vez son menos, la vacunación está entrando como una cuña en la enfermedad, y esto nos meterá en la senda descendente de casos indefectiblemente. Son momentos para seguir manteniendo la cautela, pero no soy partidario de tomar medidas más restrictivas de las que hay ahora, sino al contrario. Atendiendo a los casos y viendo cuál es la incidencia, habrá que tomar medidas liberalizadoras. Yo soy partidario de ir pensando en retomar la normalidad, no la ‘nueva normalidad’, la normalidad. Y en eso la vacunación tiene muchísimo que decir.

¿Cómo marcha la redacción del PGOU y qué pasos se han dado hasta el momento?

Esa es una de las actuaciones que hemos podido hacer incluso en periodo de pandemia. Es una cuestión que no es muy vistosa, que se ha hecho en los despachos, con un equipo redactor de ese plan general que lo ha confeccionado. Hemos hecho una muestra preliminar a los grupos políticos y vamos a hacerla a la ciudadanía, y dentro de muy poco aprobaremos el preavance, que supone poner a disposición de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio nuestro PGOU para que nos exprese cuál es su opinión. Estoy muy orgulloso de ello por cómo lo estamos haciendo, intentando conseguir el consenso de todas las fuerzas políticas y de la vecindad: es lo que yo quiero. Es el proyecto urbanístico para la Arganda de los próximos 10, 15 o 20 años y queremos que sea consensuado entre todos. Lo que queremos es que fluya, lo necesitamos. Arganda tiene ahora mismo colmatada la posibilidad de edificación urbanística residencial y también necesitamos algún área nueva industrial, aunque en el ámbito industrial todavía hay capacidad para que puedan venir inversores a realizar sus proyectos.

Otras Noticias

Guillermo Hita: “Estamos en conversaciones para crear más vivienda social en Arganda”

La Línea 9B de Metro cerrará por obras en verano entre las estaciones de Arganda del Rey y La Poveda

Los partidos políticos de Arganda analizan los resultados tras la victoria aplastante del PP en las elecciones autonómicas

Decenas de vecinos de Arganda protestan contra la ocupación de tres viviendas en la calle San Sebastián

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!