Lola Martín, concejala de Urbanismo e Industria de Arganda: «La rehabilitación del polígono comenzará en La Poveda»

por | Ene 26, 2024 | 2 Comentarios

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Agilizar la tramitación de licencias —y en especial para grandes inversiones—, rehabilitar las zonas más antiguas del polígono industrial, el avance del futuro centro logístico o impulsar el comercio local son algunos de los retos económicos de la nueva Concejalía de Urbanismo e Industria de Arganda del Rey. La responsable de esta área, Lola Martín, habla para Diario de Arganda sobre las novedades y los principales proyectos económicos para Arganda del Rey.

El nuevo Gobierno de Arganda del Rey ha unificado las concejalías de Urbanismo e Industria. ¿Por qué se ha hecho esto, y para qué sirve?

A mí me parece básica la unión de Industria y de Urbanismo, y más desde que soy concejala de este área. Hay licencias de urbanismo que, mientras que no concluya la tramitación en Industria, no se pueden otorgar. Afrontemos algo que no es fácil, y que yo he decidido afrontar esta legislatura, aunque sea lo único que haga: hay que modificar la ordenanza de tramitación de licencias. Mientras sigamos llevando por separado la tramitación de la licencia de instalación y de actividad por un lado, y la licencia de obra correspondiente por otro lado, estamos mareando a la gente, porque duplicamos la información y la documentación que le pedimos. Esto es farragoso y al empresario debemos ponérselo lo más fácil posible. 

¿De qué manera puede simplificar estos trámites?

En un municipio como Arganda, con la cantidad de proyectos que hay en marcha, que son infinitos, es necesario que demos la opción de trabajar con las entidades de colaboración urbanística. Estas entidades van a ser incluidas en la nueva ordenanza de tramitación de licencias. Son, ni más ni menos, despachos de arquitectos que tienen consultoras que se homologan para trabajar en la Comunidad de Madrid. Y de esta forma pueden realizar la primera parte de la tramitación, de manera que al arquitecto municipal, que es quien finalmente emite los informes, ya le llega toda la información preparada. No tiene ningún sentido que un arquitecto municipal esté horas, horas y horas clasificando documentación, o haciendo requerimientos al ciudadano, al promotor o al empresario para completar esa documentación. Y el hecho de que nosotros incluyamos a estas entidades en la ordenanza no quiere decir que el solicitante tenga que utilizarlas, porque sus servicios tienen un pequeño coste que se regulará a través de la ordenanza. Pero sí podemos ofrecer esta opción porque, por ejemplo, para un promotor que va a construir una promoción de vivienda, los tiempos que tenemos en la administración por sobrecarga de trabajo a él le hacen perder dinero. Esta figura existe en muchos municipios que tienen un importante tejido empresarial.

MÁS  Crecen un 110% las licencias concecidas para la implantación de nuevas empresas en Arganda del Rey

¿En qué medida acortaría los plazos para el empresario ese cambio de ordenanza?

Cada expediente es un mundo. Aquí tramitamos desde autorizaciones de calas hasta ocupaciones de la vía pública para poner un mercadillo o declaraciones responsables para obras menores. Pero seguro que con la nueva ordenanza vamos a facilitar la vida a la gente, porque tendrá que presentar la documentación de una sola vez. Tal y como está la ordenanza, ahora hay que presentar documentación para la licencia de una instalación, porque si no no se puede tramitar la de obra, y para la de obra se pide parte de los documentos que se han aportado para la de instalación. Es un tema complejo, y llevamos unos meses trabajando en esto. Pero espero que, cuando lo llevemos al Pleno, esto se apruebe a pesar de que gobernemos en minoría, porque es un paso muy necesario que ya han dado muchos municipios y que alivia ese atasco administrativo.

¿Tiene esta situación que ver con el hecho de que en Arganda del Rey haya cientos cientos de empresas, y también instituciones públicas, funcionando sin licencia de actividad?

Eso va más allá. Es verdad que es curioso que los juzgados lleven 20 años funcionando sin licencia, pero hay otros casos muy, muy llamativos. Estamos ahora tramitando licencias de actividad de empresas que llevan décadas funcionando en Arganda del Rey.

Esas empresas, ¿son conscientes de que se encuentran en esa situación?

A veces no. Por ejemplo, hay quien alquila una nave en la que históricamente ha habido un negocio del mismo tipo que el suyo, y esa persona entiende que esa nave tiene licencia, y además así se lo dicen cuando la alquila. Y como ven que ha estado funcionando, pues no le dan más vueltas. Pero cuando van a hacer el cambio de titularidad, sale a la luz que esa licencia no existe. O en otros casos, que sí hay licencia, pero para otro tipo de actividad. O incluso puede salir a la luz que ni siquiera tiene autorizado el uso que se le quiere dar ahora. 

¿Y cómo ha podido suceder esto?

No se trata de criminalizar a nadie; hemos venido a aportar y a solucionar todo lo que se pueda. Y es verdad que antes las cosas se hacían de otra manera. No hay que darle más vueltas. Por ejemplo, en la parte más antigua del polígono, se han cerrado muchos patios y eso impide que podamos darles licencias porque han aumentado la edificabilidad y la superficie útil de los negocios. Estamos viendo métodos para poder solucionar esto, que parece una tontería pero que nos está impidiendo dar muchísimas licencias de actividad. No se trata de sancionar ni de perseguir, sino de que esos negocios puedan estar más tranquilos por tenerlo todo en regla. Ahora mismo hay montones de empresas que tienen que obtener certificaciones de calidad, homologaciones, para trabajar con ciertos clientes, y no tener la licencia les complica mucho su situación. Y también hay algunos negocios que tienen que hacer un proyecto porque sus instalaciones no se adecuan a la normativa actual. La parte más nueva del polígono está mejor, pero en la antigua, antes, las cosas se hacían de otra manera. Vamos a intentar legalizarla, porque eso es bueno para todos.

¿Saben cuántos negocios puede haber en esta situación?

No, porque muchos no lo saben. A veces nos llaman para pedir un duplicado de la licencia porque no la encuentran y necesitan una certificación, y no podemos dárselo porque ni siquiera existe el original. Estas cosas pasan. Por eso decía que es un asunto de enorme complejidad y cada caso es un mundo. Yo, siempre que puedo, contacto con la empresa y le explico la situación. Y aquí atendemos a todo el mundo, con y sin cita.

Ustedes, durante la campaña electoral, hicieron bandera de la recuperación de la pujanza del polígono industrial de Arganda. ¿Qué diagnóstico hacen de la situación del polígono, y qué planes tienen para él?

Si nosotros, durante los años de oposición, hemos sido muy críticos con la situación del polígono y hemos querido ponerlo en valor, ahora tenemos que ser coherentes. Yo creo que tenemos un potencial del que, a veces, ni siquiera somos conscientes. Tenemos el segundo polígono industrial de la Comunidad de Madrid. Industrial, y eso es clave: aquí se fabrica, se crea, se produce, y eso es clave para este país, donde la industria se ha dejado de lado. Ahora parece que estamos recuperando la conciencia, con el coste del transporte para traer producto de fuera, y volvemos a darnos cuenta de que necesitamos producto nacional. Pues bienvenido sea: muchos llevamos defendiendo lo mismo toda la vida, porque no tenemos nada que envidiar al producto de fuera que, además, ya no es tan barato traerlo. Bueno, pues aprovechemos el momento. Es verdad que tenemos un problema con la parte más antigua del polígono: hay muchas naves abandonadas o deterioradas, y eso genera muy mala imagen, y no podemos obviarlo. Hay que dar una solución. Y no es que haya menos empresas en Arganda: es que han ido generando otros desarrollos industriales que han provocado el traslado de algunas de esas empresas desde las zonas más antiguas del polígono a las más modernas.

¿Cómo van a revitalizar el polígono?

Yo lo dije desde el principio: hay que afrontar la rehabilitación del polígono, porque a mí no me gusta hablar de 17 polígonos: tenemos un macropolígono dividido en diferentes zonas. Pero es imposible afrontar en 4 años la rehabilitación integral del polígono de Arganda en sus zonas más antiguas. Me encantaría poder decir que vamos a afrontar la rehabilitación de todo el polígono industrial de Arganda, pero el Ayuntamiento no tiene recursos para ello. Estamos trabajando en un proyecto piloto para desarrollarlo en una parte del polígono que cuenta con una configuración arquitectónica que permite afrontar, con los recursos que actualmente tenemos, una rehabilitación. Y este será un modelo a replicar en otras zonas. No podemos tirar naves para hacer viales más grandes, por lo que en las zonas más antiguas van quedando actividades cuyas necesidades se ajusten a ese tipo de polígono.

Polígono industrial de Arganda del Rey (foto: Fernando Galán)
Polígono industrial de Arganda del Rey (foto: Fernando Galán)

¿Cómo van a financiar este proyecto piloto?

Estamos a la espera de que se publique una subvención de la Comunidad de Madrid para la rehabilitación de polígonos, y estamos trabajando en el proyecto para tener acceso a fondos, de manera que se reparta el coste al 50% la Comunidad y el 50% el Ayuntamiento, para poder afrontar ese programa de rehabilitación piloto que luego será replicado en otras zonas. Pero esta financiación no depende solo de nosotros, y además tenemos los presupuestos prorrogados y eso no nos permite invertir. Eso son cuestiones políticas en las que también estamos trabajando.

¿En qué zona del polígono van a desarrollar este proyecto piloto?

Comenzaremos la rehabilitación del polígono por La Poveda, por el polígono José María de Llanos. Creo que es un polígono accesible para la idea que nosotros tenemos, con mucha implicación por parte de las empresas que están ubicadas allí. En Arganda tenemos empresas muy consolidadas; siempre he dicho que el corazón de Arganda es el polígono, y tenemos que hacerlo latir. 

Esto tiene que ver con el empleo. Arganda del Rey tiene una tasa alta de desempleo. ¿Cómo afrontan este asunto?

Aquí tenemos también un problema, y es que las empresas cada vez tienen una mayor implantación, incluso a nivel internacional. El polígono requiere una mano de obra bastante cualificada, en muchos casos con alta cualificación, y a veces nos los solicitan pero nosotros en bolsa de empleo no tenemos esos perfiles. Por eso en la anterior legislatura ya se vio que la bolsa de empleo había que abrirla a redes sociales, porque en torno al 60% de las ofertas de empleo que nos llegan no las cubrimos con los perfiles inscritos.

En el polígono hay sectores emblemáticos, como el del mueble, el farmacéutico, la maquinaria industrial o el automóvil…

De hecho en el IES La Poveda cuenta con FP de Mecánica y les quitan los alumnos de las manos: los alumnos salen ya con trabajo. Pero tenemos de todo: no somos un parque tecnológico pero tenemos algunas empresas con tecnología punta, de diseño y fabricación de maquinaria, algunas líderes a nivel mundial, y únicas en España. Y las tenemos aquí, en Arganda.

Otro de los objetivos era atraer a más empresas a Arganda. ¿Cómo lo van a hacer?

Están viniendo solas. Cuando en algún caso me dicen que no se les había atendido, no me entra en la cabeza, porque aquí viene alguien que quiera invertir y tengo todas las horas del día para recibirle. Está viniendo a preguntar mucha empresa logística, ahora que estamos abocados a sacar adelante el Centro Logístico.

¿Cómo va ese proyecto?

Estamos ya en la parte final de la tramitación. Hemos recibido los últimos informes vinculantes de organismos como Patrimonio o el Canal de Isabel II, y los está revisando la arquitecta municipal encargada de planeamiento. En el momento en que estén OK por parte del arquitecto, con los informes jurídicos y urbanísticos, lo llevaremos a aprobación definitiva. Nosotros ya nos hemos reunido con Planifica, el promotor de este centro logístico, que ya tiene presupuesto para abordar el proyecto. También está en licitación la ampliación del tercer carril de la A-3… Llevamos desde 2010 oyendo hablar de este macroproyecto, pero este tipo de obras tienen una complejidad que, cuando eres profano en la materia, es difícil de entender. Pero en 2019 se dieron cuenta de que el plan parcial no respondía a las necesidades actuales. Las empresas piden parcelas a partir de 30.000 y 50.000 metros cuadrados, por lo que ese año se modificó el plan parcial. Y el Plan General de Infraestructuras de la Comunidad se está tramitando en paralelo. Si de mí dependiera, mañana mismo estarían construyendo, pero esto es muy complejo. No obstante, esto ya es una realidad: los inversores vienen hablando de la parela 141, que es la de Gallina Blanca, y luego hay muchas unidades de ejecución de suelo industrial que aún no están desarrolladas, pero hay iniciativa privada que está abordándolo. 

¿Cómo va a influir esto en el polígono actual?

Yo creo que se va a reactivar como consecuencia de la plataforma, o por lo menos es nuestra intención y lo que nosotros de alguna manera estamos haciendo llegar a los inversores. A mí me resultaba llamativo cuando algunas empresas grandes me decían por qué se habían venido a Arganda, y es porque tienen la red comercial y de proveedores garantizada dentro del municipio, lo que abarata mucho los costes. Y estamos en el eje de la carretera de Valencia. Lo importante de una empresa no es que tenga una fachada preciosa, sino lo que está creando. Tenemos muchas empresas que crean sus propios diseños, que tienen un producto, una marca y una patente. Y eso es Arganda. Se trata de revertir ese discurso de deslocalización de las empresas, cuando dicen que se van de Arganda porque el polígono está viejo: si una nave está en malas condiciones, se tira y se hace nueva. Arganda ya tiene su marca a nivel industrial, y los propios industriales lo saben perfectamente. Los que no lo saben son los demás.

El equipo de gobierno pretendía bajar el IBI a las empresas del polígono este 2024, pero la iniciativa fue tumbada en el Pleno…

Nosotros vamos a seguir luchando por la bajada del IBI. Creo que esa ordenanza no está bien hecha. Por eso se admitió el recurso que plantearon las empresas y habrá que modificarla sí o sí. No sé los plazos, porque al haber un procedimiento judicial hay que esperar a que haya una sentencia. Sería muy bonito bajarlo en la misma medida en la que se subió, pero es que no se puede: igual que para subir los ingresos el servicio de Intervención municipal no pone problemas, cuando la medida supone rebajar los ingresos del Ayuntamiento no te dice que sí a menos que se rebajen los gastos en la misma medida. Así que intentamos llegar a lo que era admisible por parte de intervención. Nosotros siempre hablamos en campaña de una rebaja gradual del IBI, de ir bajando el IBI industrial a las empresas, a las que el equipo de gobierno anterior les subió el IBI del 046 al 1,1. Y aunque pensaron que solamente iba a afectar a grandes empresas, esa subida ha afectado a empresas de cuatro trabajadores. Cuando ahora veo ciertos comentarios sobre el desempleo, que ha subido en Arganda en el mes de diciembre en 44 personas, yo podría dar los nombres y apellidos: son las 44 personas que se contratan a través del programa de recualificación profesional, y su contrato finalizaba el mes de diciembre. Y claro que las empresas pasan por serias dificultades y, con la subida del IBI, a alguna no le quedó más remedio que rescindir algún contrato, con la materia prima por las nubes, el transporte por las nubes… Creo que al empresario, en este país, no se le cuida como hay que cuidarle, y en lo que esté en mi mano yo voy a facilitar la labor de las empresas de Arganda.

Lola Martín, concejala de Urbanismo e Industria de Arganda del Rey
Lola Martín, concejala de Urbanismo e Industria de Arganda del Rey (©Diario de Arganda)

El pequeño comercio de Arganda del Rey está afectado por el tema del aparcamiento. Hubo una reunión en el mes de julio para abordar este asunto y también algún comerciante alzó la voz en la entrega de premios de escaparatismo…

Y lo hizo con toda la razón del mundo, porque en la reunión de julio nosotros nos comprometimos a hacer del aparcamiento una prioridad. Y lo hemos hecho con una gran dificultad, porque la rescisión del contrato de estacionamiento regulado fue uno de los mayores errores del equipo de gobierno anterior en periodo electoral. Además de no darles rédito electoral, ha dificultado mucho la vida de la gente que accede al centro de Arganda. Y, segundo, porque si ese contrato se hubiera prorrogado en su momento en vez de haberlo anulado, ahora podríamos mantener esos precios, quizá, con un incremento del IPC. El Ayuntamiento no recibía ingresos por ese contrato, pero se ahorraba 300.000 euros de la grúa: no ingresábamos, pero dejábamos de pagar esa cantidad. Pero el anterior gobierno decidió rescindir ese contrato. Tenemos más de 50.000 habitantes, un casco antiguo complejo por su orografía, con calles estrechas y dificultades de aparcamiento, y encima tenemos organismos oficiales porque somos cabecera de comarca y viene gente de otros municipios. Entonces, ¿cómo puede aparcar ahora alguien que va a la Seguridad Social? ¿O a Hacienda? Y desde Los Villares se tarda menos andando que en coche para ir al Ayuntamiento. Si el motivo son unas compras, pues te lo planteas, porque no hay quien aparque en Arganda ahora. Y luego es verdad que tenemos aparcamientos disuasorios como, por ejemplo, lo del Metro. Tenemos que cambiar un poco el chip. Vivimos en una ciudad que tiene bastante alma de pueblo, pero no se nos ha pegado eso de ir andando a todas las distancias. Es un problemón el que tenemos en Arganda. En lo que se refiere al aparcamiento, vamos a licitar el nuevo contrato, pero ha habido que hacer un plan de viabilidad porque, manteniendo únicamente las zonas que había establecidas con el estacionamiento regulado y con los precios que nosotros planteábamos, y encima esa franja de media hora gratuita a la que nos comprometimos con los comerciantes, no era interesante para ninguna empresa. Así que con estos condicionantes, a lo mejor poder movernos por Arganda en coche va a tener algún coste. De verdad que sigue siendo una prioridad, con una complicación la gente no tiene por qué entender, pero existe como tal, y no me quier pillar los dedos.

El pequeño comercio está pasando dificultades en todas las ciudades. ¿Cómo afrontan esto en Arganda?

El pequeño comercio hace ciudad; no podemos olvidarnos de eso. No me gustan los barrios hechos de mastodontes de ladrillo y hormigón en los que no hay comercio: no van con el modelo de ciudad que yo tengo en la cabeza, no es mi forma de vivir. No se genera interrelación entre los vecinos, no hay conexión. El comercio da vida a los barrios. En Arganda tenemos todavía un alma de pueblo y nos sigue gustando ir al comercio local, independientemente de que compremos a veces en plataforma: yo creo que es compatible. Pero hay cosas que yo jamás compraría a través de una plataforma, porque necesito una atención personalizada. Por ejemplo, cuando compras un electrodoméstico, se llevan el antiguo, me instalan el nuevo, si me tiene que cambiar el enchufe aunque no forme parte de su competencia me lo cambia… El mantenimiento del comercio local nos ayuda a no deshumanizar las ciudades.

¿Qué más están haciendo para fomentar el comercio local en Arganda?

Se ha hecho la campaña del comercio en Navidad y vamos a hacer más campañas de comercio. Se han hecho siempre desde que estoy en esto, pero siempre de la misma manera, igual que las rutas gastronómicas, y hay que darle una vuelta a todo eso. Estamos valorando un sistema de bonos; de hecho, la campaña de Navidad ya se ha enfocado en esta línea. Vamos a establecer premios más grandes, en los que puedan tocar, por ejemplo, 500 euros, y así a lo mejor en vez de irme a un centro comercial lo compro aquí y entro en el sorteo, vinculándolo a la ilusión del sorteo de Navidad. Me han transmitido que se ha notado que hubiera tanta actividad, la decoración del parque… He estado mirando una campaña de bonos que se está haciendo en muchos municipios., aunque requiere una inversión más grande por parte del ayuntamiento y por parte de los comerciantes. Hay que implicar a la gente en las acciones: el Ayuntamiento tiene que promover, pero los comerciantes se tienen que implicar, y de esta forma los resultados serán mejores.

¿Cómo va a abordar la relación con las asociaciones empresariales?

Seguimos trabajando con ASEARCO y también hay otras relaciones que estoy intentando recuperar. Me parece clave que un municipio como Arganda, con el tejido empresarial que tiene, tenga una relación absolutamente fluida con las asociaciones empresariales. A lo largo de estos 8 años de gobierno socialista se rompió la línea de colaboración que se mantenía con la Cámara de Comercio, y además hay otras asociaciones sectoriales a las que pertenecen un montón de empresas de Arganda, por ejemplo del sector metalúrgico. También he tenido reuniones para colaborar con empresas de trabajo temporal para firmar un convenio de colaboración, porque pueden ofrecer recursos a nivel de formación y ayudar a cubrir perfiles que no se cubren con la bolsa de empleo. Todo el que venga a sumar, bienvenido sea. 

¿Qué hay del campo?

Si no fuera por cuatro familias que siguen apostando por la agricultura, porque son unos auténticos convencidos, no tendríamos ese sector. El sector agrícola está maltratado en este país: es el trabajo más duro, el menos agradecido.

¿Qué otros proyectos tienen en marcha?

Estamos a punto de firmar un convenio con la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid para convertirnos en aceleradora de inversiones. De momento esto solo existe en Meco, y queremos ser el segundo municipio en serlo. Esto va ligado al desarrollo del centro logístico. Esto va a permitir procedimientos de simplificación y agilización absoluta para la implantación de empresas que vayan a invertir aquí a partir de una determinada cantidad. Estamos hablando de millones de euros. Lógicamente, ya existen inversores que están interesados y, cuando arranque el proyecto del centro logístico, no podemos permitirnos el lujo de tardar dos años para tramitar las licencias oportunas. Así, todas las inversiones que se realizan a través de la aceleradora se tramitarán de forma mucho más ágil. Y esto no tiene coste alguno: es un compromiso entre administraciones para agilizar trámites.

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

2 Comentarios

  1. Antonio Morago de la Torre

    Buen escaparate hacen falta realizaciones que hasta el momento no se producen, solamente hablamos de facturas impagadas que vienen de anteriores legislaturas y prestamos solicitados, si estas situaciones las pagara el que las provoca seguramente que no se producirian, hay temas de los que deberiamos estar informados como del nuevo PGOU al parecer comenzado en la anterior legislatura, como se va a solucionar el plan sanea, por las nuevas construcciones de la estacion pasa un colector que deberian ampliar los constructores, por donde se va a dar salida a la cantidad de viviendas en construccion, etc. no quisiera equivocarme pero por deducciones no han sido capaces de presentar unos presupuestos para su aprobacion. si siguen asi cuaquier dia podemos ver gobernado al PSOE Y A VOX, no seria la primera vez

    Responder
  2. Ramón ituch

    Buenos días

    Yo sufro un deterioro progresivo de camino de puente viejo y brezo llevo 25 años trabajando en la misma empresa nunca e visto el polígono así llevamos 3 años que no se hace nada tengo las ruedas de mi coche destrozadas los socabones cada vez que llueve se hacen los socabones más grandes por que las reparaciones que hacen no valen para nada

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos en las redes sociales!