¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

‘Cerrado temporalmente’. Este es el cartel que han tenido que colgar muchos comercios y empresas de Arganda del Rey con motivo de la crisis originada por la pandemia del coronavirus. Algunos han podido mantenerse abiertos para repartos a domicilio o para atender a la ciudadanía en casos de urgencia, pero todos coinciden en la incertidumbre que crea esta situación y en los gastos a los que deben hacer frente, sin apenas ingresos.

Desde Diario de Arganda os ofrecemos una pequeña pero representativa muestra del impacto que está teniendo la crisis del coronavirus en nuestra sociedad y, concretamente, en la economía local.

Restaurante Charlotte

Restaurante Charlotte de Arganda del Rey.

Pilar intenta echar cuentas y no sabe cómo va a llegar a fin de mes. Su Restaurante Charlotte tuvo que cerrar después de que se decretara el estado de alarma y el cierre de todos los establecimientos hosteleros de Madrid y, por ello, de Arganda. Mientras los gastos fijos se mantienen, los ingresos caen en picado. “Tengo que pagar la cuota de autónomos, los seguros sociales, los préstamos y los sueldos de los empleados, la luz, el agua y hasta la cuota de la SGAE (por tener un televisor te cobran un porcentaje)”. En definitiva, mucho que pagar y nada que ingresar. Y por si fuera poco, aplicar un ERTE a sus seis empleados es una medida que le puede costar cerca de 400 euros por cada uno de ellos.  Para esta empresaria argandeña, la única opción por el momento es esperar y “ver por dónde sale se sol”, afirma con consuelo. Además, Pilar lamenta que el Gobierno no esté ofreciendo ningún tipo de ayuda a los autónomos y que no se hayan tomado medidas con antelación, porque “esto no van a ser solo quince días”.

Diverocio

Instalaciones de Diverocio.

Para María Ángeles Fernández, la situación tampoco está siendo nada llevadera. Su negocio se sitúa en una gran nave de la avenida de Madrid. Se trata de Diverocio, un parque infantil donde celebrar fiestas y cumpleaños que también ha tenido que cerrar por las medidas decretadas para frenar el coronavirus. “Es una fecha importantísima para nosotros”, nos cuenta con resignación. Ahora, tendrán que esperar hasta después de Semana Santa para intentar mantenerse a flote. “Si no hay colegios, los parques infantiles no funcionan, porque no hay niños”. Además de la estacionalidad, la empresaria debe hacer frente a los gastos mensuales. “La partida más importante es el local: se lleva un importe muy, muy alto, porque es una nave muy grande”, relata la afectada.

Teatro Casablanca

Concierto en el Teatro Casablanca de Arganda del Rey.

La situación desde el punto de vista del ocio tampoco es favorable. El Teatro Casablanca de Arganda ha tenido que suspender toda la programación del mes de marzo y abril, y seguramente también la de mayo. Rafa nos habla de una “situación catastrófica” que ha provocado un parón absoluto, incluso en las ventas de espectáculos de octubre y noviembre: “La gente tiene miedo y no gasta dinero en comprar entradas”. Este empresario argandeño también opina que se deberían aplicar medidas para ayudar a las pymes “para paliar esa serie de gastos”, ya que no se puede costear las facturas mientras están “metidos en casa sin poder hacer nada”. No obstante, Rafa se muestra optimista y afirma que “de todo se sale; hay que seguir luchando”.

Clínica Argadent 

Profesionales de la Clínica Argadent.

Uno de los sectores más afectados por esta crisis ha sido el de la odontología. La clínica dental Argadent decidió cesar su actividad antes de que se declarara el estado de alarma y de que el Covid-19 se considerara como una pandemia global. “Nos ha causado muchos problemas, hemos tenido que cambiar la agenda de los próximos 15 días”, aseguran desde la clínica, así como interrumpir tratamientos de ortodoncia y retrasar citas para quitar puntos de cirugía. No obstante, Jorge y su equipo de profesionales siguen atendiendo a los pacientes de manera telefónica y de forma presencial (si fuera necesario) para pacientes con dolor, siempre respetando las medidas de prevención y seguridad, ya que es una profesión de alto riesgo. A pesar del “gran problema económico” que supone el cierre durante 15 días, el mantenimiento de los gastos y la reducción de los ingresos, Jorge no pierde la esperanza y confía en que lo principal ahora es prevenir y ser solidarios. Desde Argadent apoyan la iniciativa #quédateencasa y animan a todos los vecinos a protegerse para volver cuanto antes a la normalidad.

Centro de entrenamiento MarDaFit

Centro de Entrenamiento MarDaFit en Arganda

Las instalaciones deportivas también tuvieron que cerrar desde la aprobación del estado de alarma. Es el caso de MarDaFit, un centro de entrenamiento de Arganda del Rey cuya actividad se ha visto suspendida para proteger a la población y frenar los contagios. David nos cuenta que desde sus instalaciones se han tomado todas las precauciones necesarias. “Es muy duro no poder trabajar, pero contamos con el apoyo de nuestros socios”, afirma con ilusión. Desde MarDaFit, continúan programando entrenamientos y sesiones deportivas para las casi 400 personas que confían en su método. Lo hacen a través de la app “MarDaFit”, del grupo de Whatsapp y de las redes sociales. David espera que todo esto pase pronto y agradece a toda la gente que “se ha volcado” con ellos para que su proyecto pueda seguir adelante y esta situación acabe lo más pronto posible.

Cooperativa Vinícola y Aceitera de Arganda 

Barricas de la Vinícola de Arganda

El cierre de locales comerciales también ha afectado a la Cooperativa Vinícola y Aceitera de Arganda del Rey. Cipri, portavoz de la cooperativa, nos cuenta que durante estos 15 días solo se trabaja “a puerta cerrada”. “La distribución está completamente parada. Nuestros grandes consumidores que son restaurantes y hoteles están cerrados”. Sin embargo, el negocio intenta mantenerse en pie y conserva las ventas online. Así, Cipri comenta que se está repartiendo a domicilio, sobre todo aceite, sin gasto para los argandeños. Este empresario lamenta que todo esto haya venido en una temporada “muy mala”, con un año de sequía y de granizo. Las expectativas que tenían al empezar el año se han visto caer en picado, sobre todo con la exportación para los mercados asiáticos, como Japón y Taiwan. “Ahora no sabemos qué va a pasar. Si después de este período abrimos, tendremos que hacer una inversión y colocar mamparas”, asegura.

Gambrinus Arganda

Cervecería Gambrinus

Félix Carrilero también se encuentra en una situación de incertidumbre y desesperación. Su negocio, la cervecería Gambrinus, cerró el viernes 13 de marzo, aunque llevaban toda la semana sin apenas clientela. Durante la conversación telefónica, nos confiesa que va a ser difícil afrontar todos los gastos de este mes: nóminas, seguros sociales, alquiler, proveedores, etcétera. Mientras esta situación de alarma se mantiene, a él le siguen pasando la cuota de autónomo, y sin facturar. De seguir así, asegura, muchas empresas pueden ir a pique. La inseguridad también afecta a sus 18 empleados. “Me tiro todo el día dándole vueltas a la cabeza para ver cómo solucionar los problemas de estos trabajadores”, nos cuenta con desánimo. Asimismo, coincide con el resto de empresarios y solicita una respuesta contundente por parte de las autoridades. “Queremos que se solucione ya”, asegura con determinación.

Peluquería Bravo

Peluquería Bravo, en el casco urbano de Arganda

Ratu Florian, de la Peluquería Bravo, no ve con buenos ojos que algunos empresarios puedan continuar su negocio y otros no, sobre todo en su mismo sector. Aunque en la peluquería trabaja él solo con su hermano, afirma que tiene miedo, porque son tiempos que implican “un riesgo muy grande”. “Hay que buscar una alternativa, porque vivimos de esto y hay que pagar muchas cosas”, relata con resignación.

 

Pastelería Rola’s

Pastelería-Panadería Rola’s

Los comercios del Zoco de Arganda también han visto cómo se reduce, y mucho, la clientela. Esto es lo que nos dice María José García, de la Panadería Pastelería Rola’s. Durante estos días, solo abren por las mañanas, porque los gastos de luz no compensan las pocas visitas que reciben. “No hay ingresos, y hay muchos pagos que efectuar… no se va a llegar”, asegura con cierta angustia. Esta empresaria lleva no solo este negocio, sino también una cafetería y una mercería en Arganda, y una óptica en Madrid, todos ellos cerrados. “Yo ahora estoy sin trabajar, he venido para gestionar el tema de documentación de personal para los ERTE”, dice con pesar.

Óptica Arganda

Óptica Arganda

Óptica Arganda es otro los pocos establecimientos que permanece abierto pero sólo en horario de mañana. Y lo hace para prestar “servicios de emergencia”, como pueden ser la atención de roturas, la reposición de lentes de contacto o de gafas por rotura. “Hemos decidido estar con este horario para dar servicio a nuestros pacientes; tenemos niñas con lentes de contacto de miopía que son tratamientos sanitarios que no se pueden dejar”, asegura Susana Font, directora técnica de Óptica Arganda. Esta empresa también ha tenido que reducir la plantilla debido a la crítica situación que afecta a la economía en estos momentos. Y lo han hecho principalmente para proteger a sus trabajadores, a sus familias y a los pacientes. Susana también se muestra optimista  espera que “la normalidad se restaure cuanto antes”.

 

Noticias relacionadas:

El Gobierno activa un plan de 200.000 millones de euros para ayudar a empresas, trabajadores y autónomos

ASEARCO lanza una guía práctica para resolver las dudas de empresas y autónomos

Los trámites de la Oficina de Empleo de Arganda se realizarán por teléfono y a través de la sede electrónica

Arganda devolverá las cuotas del abono fusión, los talleres culturales y las entradas de los espectáculos cancelados

Suspensión del ‘SER’, multas por circular sin causa justificada y limpieza integral de calles: las nuevas medidas en Arganda

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
MÁS  ‘Sabor Arganda’, el nuevo sello gastronómico que la ciudad estrenará en la Ruta de la Tapa